Qué son los superalimentos y cómo incorporarlos a tu dieta

Rate this post

Hace un par de décadas, las personas consumían una mayor cantidad de alimentos no procesados, lo cual les permitía minimizar los riesgos de padecer enfermedades degenerativas, crónicas o letales. Sin embargo, en la época moderna del Smartphone, las prolongadas jornadas de trabajo y la comida rápida, hemos descuidado nuestra nutrición y dietética de manera alarmante.

Aunque la comida chatarra es rica, económica y de fácil acceso, de manera silenciosa deteriora nuestra salud. De nosotros depende incorporar cambios, a nivel de nutrición y dietética, que nos permitan hacerle un bien al organismo y prolongar las expectativas de vida. Si quieres hacer un cambio positivo en tu estilo de vida, los superalimentos serán de gran ayuda. En la nutrición y dietética, se llama superalimentos a aquellos que poseen una alta concentración de nutrientes y otorgan beneficios asociados a la salud y la calidad de vida. Estos previenen enfermedades, alivian malestares y mejoran procesos circulatorios, cognitivos, incrementan las defensas y tienen propiedades antioxidantes.

Algunos superalimentos, reconocidos por entidades relacionadas con la nutrición y dietética, son:

Arándanos: ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares, infecciones urinarias, la diabetes, la artritis, las várices, la gingivitis y además disminuye el riesgo de padecer ceguera. Incorpóralos al desayuno, junto a una taza de cereal o acompañados de yogur, como merienda antes del almuerzo o como postre.

Brócoli: previene el envejecimiento prematuro, las enfermedades cardíacas, el cáncer de colon, mama, próstata y estómago. También disminuye el riesgo de derrames cerebrales, mejorar la digestión y favorecer la circulación de la sangre. Puedes consumirlo en ensaladas e incorporarlos a tus recetas que lleven pollo, carne u arroz. Prefiere su cocción al vapor.

Espinacas: la espinaca blinda al cerebro y previene el Alzheimer, disminuye las enfermedades a la vista, reduce el riesgo de padecer úlcera gástrica, previene el cáncer de hígado, próstata, vejiga y pulmón. Además, actúa como anti inflamatorio natural, previene las cataratas, los accidentes cerebrovasculares y cuida tu piel, otorga fuerza a los músculos y mejora el metabolismo. Puedes consumirla como ensalada, en una tortilla, acompañada de otros vegetales y como zumo,

Palta: minimiza el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, reduce el colesterol, previene la ceguera, los cánceres de boca, mama y próstata, es antoxidante y mantiene la presión sanguínea en rangos normales. La palta es muy versátil y puedes comerla en ensaladas, platos fríos, sándwiches o consumirla como fruto.

Además de incorporar a los superalimentos de manera regular a tu dieta, los especialistas de la nutrición y dietética, recomiendan realizar ejercicio a diario, beber al menos 2 litros de agua al día, incorporar el té verde dentro de tus bebidas y consumir como mínimo 2 frutas diarias. Estos pequeños cambios te permitirán mejorar tu rendimiento físico e intelectual.