Qué cubre el seguro de accidentes

Rate this post

Aunque muchas veces no creamos necesario tomar uno, los seguros de vida pueden resultar bastante útiles y beneficiosos ante cualquier eventual accidente. Y es que seguramente en más de alguna ocasión has escuchado de alguien que debió enfrentar un complicado panorama tras sufrir un incidente de este tipo y quedar completamente desprotegido.

Si estás pensando en contratar, por ejemplo, el Seguro de accidentes Consorcio, es necesario que entiendas previamente cómo funciona y qué aspectos cubre.

Primero que todo, debes tener claro que el seguro de Accidentes Personales permite que el capital asegurado pueda ser usado de dos formas: para cubrir los gastos producidos por un accidente, incluyendo invalidez o pérdida de un miembro u órgano; o para beneficiar a los familiares de la víctima en caso de fallecimiento accidental.

Asimismo, este producto incluye varios beneficios, como por ejemplo, el que la prima pueda ser cancelada por la empresa, el titular del seguro o ambos. Además, no contempla exigencias médicas por lo que tampoco es necesario una declaración de salud.

Ahora bien, uno de los puntos más importantes que debemos considerar al momento de contratar un seguro de accidentes Consorcio, es la cobertura que nos ofrece. En este sentido, la cobertura principal apunta a que los beneficiarios sean indemnizados si el titular del seguro fallece de forma accidental. Para este caso, el capital máximo a asegurar no puede ser superior a 60 rentas anuales para cada empleado.

En tanto, la cobertura por invalidez accidental protege al beneficiario cuando ésta impide a lo menos un 80% de la capacidad de trabajo. De igual forma, de existir un desmembramiento o pérdida de algún órgano del cuerpo, el Seguro de accidentes Consorcio indemnizará al titular con un porcentaje del capital asegurado.

Finalmente, si el titular opta por la cobertura adicional destinada a gastos por accidentes médicos, éste recibirá un reembolso de lo que haya invertido por conceptos de asistencia médica, farmacéutica y hospitalaria en caso de cualquier accidente. Cabe aclarar que en estos casos, la cobertura abarca hasta el tope del monto definido, descontando de ellos los reembolsos correspondientes a su institución de salud.