Perder peso tras la menopausia evita el cáncer de endometrio

Rate this post

14Recientemente los expertos en ginecología y salud de la mujer han establecido que las mujeres que reducen su peso tras la llegada de la menopausia tienen un menor riesgo de desarrollar cáncer en el endometrio durante los siguientes 11 años en comparación a otras pacientes que no variaron su masa corporal.

Lo anterior fue establecido por un grupo de investigadores de la Universidad de Indiana en Bloomington, Estados Unidos, quienes acaban de publicar su trabajo en la revista Journal of Clinical Oncology. Allí explican que las mujeres que logran reducir en un 5 por ciento su peso pueden lograr un 29 por ciento de menores probabilidades de desarrollar un tumor en el endometrio.

Los autores señalaron que la intención de realizar este estudio fue que, si bien se sabe que el exceso de peso puede ser un factor en la aparición de cáncer de este tipo, no se tenía certeza absoluta sobre los cambios involucrados en el organismo en el caso de una pérdida de peso intencional.

El cáncer de endometrio como una creciente amenaza para las mujeres
El tumor aparecido en el caso del cáncer ginecológico es uno de los más frecuentes en países como Estados Unido y el cuarto más frecuente entre los que son sufridos por mujeres.

La investigación que reveló la conexión entre la pérdida de peso y el cáncer de endometrio trabajó con más de treinta y seis mil mujeres de entre 50 y 79 años, que se transformaron en participantes de un seguimiento a largo plazo. Al inicio de la medición fueron pesadas y luego de tres años nuevamente fueron analizadas. La investigación transcurrió en un lapso de 11 años, y en total fueron quinientas cincuenta y seis mujeres las diagnosticadas con este tipo de tumor.

Los resultaron fueron concluyentes para determinar que las mujeres que redujeron su peso fueron significativamente menos propensas a desarrollar tumores.

Nutrición en la menopausia
La menopausia en las mujeres es una etapa llena de cambios, y no se trata únicamente de los cambios en el funcionamiento del organismo, también se debe realizar una modificación en el estilo de vida, que incluye la alimentación.
Los expertos recomiendan una dieta en esta etapa de la mujer que incluya todos los alimentos de la pirámide nutricional. Aumentar los lácteos y los alimentos ricos en fibra, pero sin exagerar en este aumento. Consumir productos vegetales (frutas y verdura) a diario y legumbres, incluyendo la soja al menos dos veces a la semana.
En cuanto a los alimentos que se deben limitar, para evitar enfermedades como la hipertensión, es recomendable restringir las comidas altas en sodio y las grasas saturadas, como también cuidar el exceso de café en las mañanas.
También es recomendable incorporar los frutos secos en las comidas y utilizar aceite de oliva. Intentar evitar el consumo de alcohol y el tabaco.