cambio climatico

Impactos del cambio climático en las comunidades

Rate this post

cambio climatico

Una de las razones por la cual el planeta ha visto tantas variaciones en el medio ambiente es por la producción constante de las industrias y la falta de políticas sustentables. Esto ha provocado que por ejemplo en Sudamérica, el impacto del cambio climático provoque la desaparición de productos agrícolas y esto a su vez, una migración obligada de los campesinos a la ciudades.

Así lo plantea al menos el experto costarricense en medio ambiente, Gustavo Adolfo Solano, quien señala que para evitar y reducir la tala sin control de bosques, se requieren políticas coordinadas entre las diferentes entidades de gobierno de cada país, para que aquellos proyectos con impacto ambiental negativo, como la construcción de carreteras o plantas energéticas, se evalúen muy detenidamente.

En particular, el experto destaca a Chile, México y Brasil como países que han implementado medidas eficientes para mitigar los impactos del cambio climático, entre ellas, ofrecer a las regiones incentivos presupuestarios para que generen un desarrollo sustentable.

Riesgos y consecuencias de la producción industrial

El impacto en el clima global y la destrucción de la capa de Ozono, ha provocado daños tremendos en la agricultura. Por ejemplo, Solano explica que existen comunidades que siempre se han dedicado a sembrar la papa, pero hoy ya no se puede hacer puesto que la condición de temperatura es muy caliente y los productos terminan desapareciendo.

Uno de los factores que más contribuyen hoy a la migración campo-ciudad es precisamente, la tendencia del incremento de temperaturas, producto de la emisión de gases de forma indiscriminada, con poco y nulo control por parte de las industrias y que por consiguiente, provoca la deforestación de grandes pulmones verdes, como por ejemplo la selva amazónica.

En ese sentido, es importante fortalecer las fiscalizaciones por parte de las autoridades de cada país y que estas trabajen mancomunadamente, o bien que se dividan tareas entre organismos; esto, por supuesto, debe ir acompañado del desarrollo de tecnologías que ayuden a controlar olores, emisiones y contaminación en general, a fin de que privados y estatales puedan generar una fuerza conjunta y significativa.