El examen como medio de prevención

Rate this post

examen_prevencionAún en estos tiempos existe mucha gente que no confía en los exámenes médicos. Siempre queda esa desconfianza que entrega el desconocimiento al no saber de qué trata tal o cuál examen. ¿Para qué sirve o que pueden encontrar? A veces es muy simple resolver un malestar, tan solo tenemos que dejar que busquen en el lugar correcto y eso parte por los exámenes de laboratorio.

La importancia de los exámenes preventivos
Desde siempre ha existido cierto temor y desconfianza a los exámenes preventivos, por la inseguridad que significa el no tener certeza para qué sirve cada examen y qué cosas se pueden llegar a encontrar.
Sin embargo, la medicina le da una importancia única a los exámenes preventivos, como métodos de vital importancia en la prevención de enfermedades, destacando e invitando a la gente a que se los haga para poder disfrutar y tener una vida plena y sana, dejando de lado todo lo que tenga relación con temor y desconfianza.
Los médicos, en general, señalan que a partir de los 40 años, es cuando las personas deben tomar como costumbre el hacerse un examen preventivo, al menos una vez al año.
Entre los más importantes destacan el examen a la próstata, mamografía, colonoscopía, así como también perfiles bioquímicos o lipídicos, con lo que se van descartando enfermedades que, en algunas ocasiones, pueden ser terminales.

 Tipos de exámenes

 Existe diferentes exámenes de laboratorio, algunos son para mirar de forma integral el cuerpo y monitorear sus niveles, como el perfil lipídico y el perfil bioquímico. Otros son algo más específicos y se usan para detectar patologías como el hipertiroidismo o si hay actividad inflamatoria en el cuerpo, en estos casos se usa el perfil tiroideo y la proteína C reactiva.

 ¿Cuándo nos piden estos exámenes?

En general estos exámenes son usados a modo de prevención para descartar posibles problemas que aparecen por avance de la edad o nuestros hábitos, en este usamos exámenes para detectar niveles anormales de azúcar o alzas de colesterol. También son realizados en caso de sospechas al destacarse algún síntoma.

 El proceso de análisis

1.- Toma de muestras: En este caso contamos con enfermeros quienes reciben las muestras que sean necesarias. Algunas incluyen un leve pinchazo para extraer sangre y otras requieren de muestras diversas como puede ser la orina o restos de piel.

2.- Laboratorio: Aquí llegan las muestras y son analizadas por técnicos que realizan la comparación entre la muestra que llegó y la media de los resultados. Luego son verificados por un médico quién debe firmar el reporte una vez realizado.

3.-Especialista: Habitualmente debemos presentar los resultados al médico que los pidió y así él puede tener claridad al momento de hacer un diagnóstico o de felicitarnos por nuestro excelente estado de salud.