paciente-postrado

Aspectos básicos para el cuidado de pacientes postrados

Rate this post

Cuidado de pacientes postradosUna vez que la edad, accidentes o enfermedades terminales empiezan a pasar la cuenta, se requiere de un especialista en el cuidado de pacientes postrados, que pueda asistir correctamente a la persona, o en muchos casos anciano, que ya no puede valerse por sí mismo.

Dentro de estos cuidados, hay toda una serie de actividades de asistencia, tales como el baño e higiene personal, el vestido, alimentación adecuada y eliminación de desechos, tareas que se dificultan sobre manera si el paciente no puede moverse de la cama.

No solo eso, sino que también hay que idear planes que puedan prevenir situaciones de riesgo,  como alteraciones en la circulación que arriesguen una trombosis, mala ventilación pulmonar que resulten en una neumonía, pérdida o atrofia de masa muscular, posibilidad de desarrollar anquilosis en las articulaciones, o bien aparición de úlceras por lesiones en la piel.

Recomendaciones para el cuidado de pacientes postrados

Antes de iniciar las labores de aseo, es importante señalarle al paciente lo que se hará, a fin de que no se sienta violentado en su intimidad y ponga problemas para ello; una buena indicación es dar a entender que el aseo corporal puede aliviar el dolor y la rigidez articular, así como la comezón que provoca la piel seca.

La higiene no debe ser solo de la piel, sino que también hay que poner atención a las mucosas, es muy importante poner énfasis en el lavado de los ojos, con dos paños suaves y húmedos, fosas nasales con gotas de agua con sal o gasa impregnada en suero salino, y la boca con un mango de cuchara envuelto en gasa impregnada de suero o agua con bicarbonato, pasando por dientes, lengua, encías y paladar.

En cuanto a la alimentación, esta debe ser rica en proteínas, vitaminas y minerales que ayuden a regenerar tejidos, siendo a veces necesarios los suplementos alimenticios. Importante administrar de 1,5 a 2 litros de líquidos diariamente -mientras no se contraindique-, así como un aporte de fibra para mantener el ritmo intestinal.

Siguiendo estas medidas básicas para el cuidado de pacientes postrados, podemos ayudar a mejorar la calidad de vida de los que se encuentran en cama, aunque lo mejor es contar siempre con un médico de cabecera que pueda administrar de mejor manera la salud integral.