Cómo prepararse para la mamografía

Cómo prepararse para la mamografía

Rate this post

La mamografía es el examen más indicado para detectar el cáncer de mama. Para las mujeres que no pertenecen a los llamados grupos de riesgo, es decir, aquellas sin antecedentes familiares de la enfermedad, la indicación es que el examen se haga a partir de los 40 años de edad, anualmente.

Ya para aquellas cuyas madres, tías o abuelos ya han tenido cáncer de mama u otros tipos de cáncer, la indicación es que el examen comience a ser realizado antes. Lo importante es no dejar de hacerlo.

Algunos consejos pueden ayudarle a estar más tranquila durante la mamografía, lo que ayuda a los resultados a ser más precisos, sin necesidad de rehacer las imágenes.

1 – Pida a su médico indicaciones de lugares más adecuados para realizar el examen, pensando en el tiempo de espera, la comodidad, la agilidad para la entrega de los resultados y la confiabilidad.

2 – Procure hacer la mamografía dos semanas antes o dos semanas después de su período menstrual, cuando las mamas están menos dolorosas. Si usted está amamantando, tenga una lesión reciente en la mama o infección mamaria, pregunte al médico cuál es el momento más indicado para realizar el examen para que usted no sienta ninguna molestia.

3 – Durante el examen, pida al profesional responsable de ajustar la velocidad con que los senos son comprimidos. Otra sugerencia es respirar lenta y profundamente – eso va a hacer que te quedas menos tensa.

4 – Lleve siempre los exámenes anteriores. Esto ayuda al radiólogo a comparar los cambios de las mamas a lo largo del tiempo. Si usted no los ha guardado, solicite una copia al laboratorio donde usted realizó la mamografía anteriormente.

5 – Antes del examen, mantenga hidratada y evite usar desodorante el día del procedimiento, ya que puede interferir en el resultado.

6 – Hable con el radiólogo o técnico antes de iniciar la mamografía. Dígale si hay antecedentes de la enfermedad en la familia, si usted ya realizó otros exámenes o biopsias, si observó algún problema en las mamas, se realizó cirugías, si tiene prótesis mamarias o alergias en la piel.

7 – Discuta el resultado del examen con su médico. Recuerde preguntarse si la mamografía mostró algún cambio en las mamas, si es necesario hacer exámenes de seguimiento, cuando programar el próximo examen y lo que usted puede hacer para reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

8 – Si el examen presenta algún cambio, procure estar tranquilo. Algunas veces, la mamografía puede dar un resultado falso positivo; además, no toda alteración en la mama significa cáncer. Para apartar la posibilidad de la enfermedad, el médico puede pedir otros exámenes, como ultrasonido, otra mamografía, resonancia magnética o incluso una biopsia.

Lo importante es realizar los exámenes que su médico le pida, respetando la periodicidad con que deben ser hechos. El diagnóstico precoz sigue siendo la mejor manera de combatir la enfermedad.