Cómo evitar problemas cardiovasculares

Rate this post

problemas_cardiovascularesA cada día que pasa, muchas personas son diagnosticadas con problemas cardiovasculares y los indicios dicen que todavía esto tiende a aumentar entre los adultos. Debido a esta situación, tenemos la especialidad médica de la Cardiología, que  puede ser caracterizada como una rama de la medicina, que se ocupa de las afecciones del corazón y del aparato circulatorio.

Estudios indican que a partir de los 18 años de edad,  es necesario que todas las personas consulten un centro de cardiología para saber su situación e identificar posibles riesgos cardíacos. Esto a pesar de que aparentemente se vean y sientas sanos.

Cómo evitar los problemas cardiovasculares

A pesar de la alta tasa de mortalidad por problemas cardiovasculares, es importante saber que podemos que la mayoría de las complicaciones pueden ser fácilmente tratadas con tratamiento preventivo.  Cuando el diagnóstico es temprano y el paciente invierte en la prevención, todo queda más simple y con probabilidades positivas.

Eso es posible a partir de la práctica de exámenes de rutina, o mediante la adopción de un estilo de vida más saludable, que incluye la actividad física diaria, la realización de una dieta equilibrada y menos vicios.

Sin embargo, cuando las personas son diagnosticadas con problemas cardiovasculares, deben estar atentas y seguir las recomendaciones de su cardiólogo o de un equipo multidisciplinario, hasta en la hora de empezar a tener una vida más saludable. Eso ocurre porque ni todos los ejercicios y alimentos son seguros para aquellos que poseen problemas en el corazón.

Cuándo realizar una visita médica

Si nos preocupamos temprano con nuestra salud, sin duda vamos a evitar un posible problema en el corazón. La historia familiar es una de las razones por las que más se debe consultar a un cardiólogo el cuanto antes. Si nuestros padres u otros familiares -ya sean cercanos o lejanos- sufrieron de problemas cardíacos, por ejemplo, existen probabilidades cuanto al desarrollo de la enfermedad en las futuras generaciones.

Alimentación para una buena salud vascular

La ciencia ha estudiado el corazón desde hace muchos años y ha comprobado que el sedentarismo, estrés, tabaquismo, diabetes, colesterol y la hipertensión aumentan los riesgos de los problemas cardiovasculares.

Sin embargo, muchas investigaciones también han demostrado que algunos alimentos tienen poderes especiales en la salud cardiovascular.

Eliminar las grasas saturadas, las grasas trans, los azúcares y reducir la sal de sus comidas, por ejemplo, son grandes aliados cardiovasculares. Para eso, es importante siempre leer los etiquetados de los alimentos y buscar maneras alternativas de condimentar y aliñar los alimentos.

A lo largo de la semana elevar el consumo de berenjenas, coliflor, alcachofa, brócoli, rúcula y tomates, también pueden hacer toda la diferencia, especialmente cuando se consumen juntos a jugos cítricos, que son ideales para reducir el colesterol.

Varios estudios demuestran que el vino y el jugo de uva integral, cuando consumidos con responsabilidad hacen muy bien para el corazón. El gran secreto son los antioxidantes presentes en estas bebidas, que neutralizan los radicales libres (sustancias pueden estimular las células cancerígenas) y relajan los vasos sanguíneos mejorando la circulación.