Archivo de la etiqueta: trabajo

Cómo comer mejor en el trabajo

El trabajo a veces es el lugar donde pasamos la mayor parte del día. Por eso, también debemos cuidar de lo que consumimos en el, una vez que nuestros hábitos en el trabajo tienen un enorme impacto en los objetivos, por ejemplo, en el control del peso.

El lugar de trabajo también puede ser un lugar de apoyo a un estilo de vida saludable. Sólo necesitamos saber cómo dar la vuelta a los hábitos.

Descubre 5 formas para parar con los malos hábitos alimenticios en el lugar de trabajo:

https://saudavelefeliz.com/wp-content/uploads/2016/04/x-dicas-para-uma-alimentacao-saudavel-dentro-e-fora-de-casa13428.jpg

1. Horarios

El hecho más interesante de estar trabajando sobre la base de un horario regular es que tenemos una estructura disponible a lo largo del día.

A pesar de que nunca sabemos cuál es el próximo estrés que surgirá, tenemos un mayor control sobre los horarios de las reuniones, plazos a cumplir, entre otros. De esta manera, tal como haríamos para cualquier otro compromiso relacionado con el trabajo, tenemos que organizarnos con respecto a la hora de comer.

2. Encontrar un aliado

Todos conocemos la importancia de tener un aliado en nuestras vidas sociales, por lo tanto lo mismo se aplica en el trabajo. Comparta con sus colegas más cercanos sus objetivos físicos, consejos alimentarios y sobre cocina saludable.

3. Preparar bien las comidas y los refrigerados

La preparación (y anticipación) es el secreto de la cocina saludable. Envase los alimentos en los envases más adecuados a frutas, vegetales o cereales.

Es probable que tengas que levantarte más temprano para preparar los envases (o dejarlos preparados de víspera), pero cuando empiecen a ver que resulta comer mejor, en las cantidades correctas ya la hora correcta, verás que compensa aquel esfuerzo extra todos los días.

4. Guardar un bocado para emergencias

Para los días en que eventualmente se puedan olvidar la comida, siempre será bueno tener a mano (o en el cajón de la oficina) algún tipo de alimento sustituto.

Hay algunas opciones fáciles de guardar, como barras de proteína, porciones de frutos secos, o incluso sopas instantáneas. Lo mejor será siempre elegir alimentos más saludables.

5. Practicar siempre el “No, gracias”

Casi todos sabemos que aquí o allá se esconden tentaciones, como en las galletas en el cajón del compañero del lado. Las tentaciones poco saludables forman parte del lugar de trabajo y parte de la vida de todos nosotros.

Por eso, tenga siempre preparado el “No, gracias” cada vez que os ofrezcan algo más para comer. Agradecer a la persona, compartir el objetivo y reconocer su esfuerzo es fundamental.