Archivo de la etiqueta: síntomas de nódulo pulmonar

Qué es el nódulo pulmonar solitario

Un nódulo pulmonar solitario se define como una lesión de apariencia relativamente redonda, con una masa que posee menos de 3 cm de diámetro y es completamente rodeada por parénquima pulmonar.

Frecuentemente, los nódulos pulmonares solitarios se detectan de forma accidental, cuando el paciente necesita  realizar algún tipo radiografía en el  tórax por otras razones.

Enfermedades asociadas al nódulo pulmonar solitario

http://www.tribunadeituverava.com.br/wp-content/uploads/2018/06/edema-pulmonar-620x330.jpg

Diversas enfermedades pueden estar asociadas al nódulo pulmonar, pero los dos mayores grupos se dividen en: maligno y benigno.

Las causas malignas pueden ser primarias o secundarias (enfermedades metastásicas como el cáncer), y las benignas pueden ocurrir a partir de lesiones o incluso cicatrices pulmonares. Para determinar el diagnóstico, generalmente es necesaria una biopsia.

La importancia del historial del paciente para determinar la malignidad

La historia puede revelar información que sugiere causas malignas y no malignas de un nódulo pulmonar solitario e incluyen:

  • Tabaquismo actual o antiguo.
  • Historia de cáncer o enfermedad autoinmune.
  • Factores de riesgo ocupacional para el cáncer (por ejemplo, exposición al amianto, cloruro de vinilo, radón).
  • Viajar o vivir en áreas con micosis endémica o alta prevalencia de tuberculosis.
  • Factores de riesgo de infecciones oportunistas (por ejemplo, VIH, deficiencia inmunológica).

Otras características clínicas del paciente, como edad, hallazgos radiográficos (por ejemplo, calcificación, tasa de crecimiento, tamaño) ayudan a determinar la probabilidad de malignidad de los nódulos pulmonares solitarios.

Tratamiento del nódulo pulmonar solitario

Los objetivos en el tratamiento de un paciente con nódulo pulmonar solitario son distinguir el nódulo benigno del maligno.

En casos que haya confirmación o fuerte sospechosa de malignidad, es imprescindible realizar una intervención el cuanto antes.

Cuando el cáncer es la causa más probable o cuando las causas no malignas son poco probables, los pacientes deben ser sometidos a la resección, a menos que la cirugía esté contraindicada en razón de baja función pulmonar, comorbilidad, o rechazo del consentimiento.