Archivo de la etiqueta: Síndrome del Colon Irritable

Síntomas y tratamiento del colon irritable

El síndrome del colon  irritable es un trastorno gastrointestinal caracterizado por dolor abdominal y alteraciones del tránsito intestinal, sin que haya ninguna causa orgánica identificable.

A pesar de presentar signos y síntomas que pueden ser bastante incómodos, el síndrome del colon irritable no provoca inflamaciones o lesiones en el intestino ni aumenta el riesgo de cáncer intestinal.

Sin embargo, es muy importante acudir a la coloproctología en caso de sospecha de la enfermedad.

Síntomas del colon irritable 

infeccion_urinaria

Los signos y síntomas del síndrome del colon irritable pueden variar mucho de persona a persona y son a menudo similares a los síntomas de otras enfermedades. Los más comunes son:

  • Dolor abdominal o cólicos
  • Sensación de hinchazón
  • Gases
  • Diarrea o el estreñimiento – a veces alternando las crisis entre los  dos problemas
  • Muco en las heces

En la mayoría de los pacientes con cuadros leves de la enfermedad, los signos y síntomas pueden ser fácilmente controlados con cambios en el estilo de vida y la dieta.

Es importante que el paciente aprenda a reconocer qué tipos de alimentos desencadenan la crisis, para que pueda evitarlos. La reducción del estrés también es un factor vital en el tratamiento, pero esto no siempre es muy fácil de implementar.

Ejercicio físico regular e ingestión frecuente de agua, este último principalmente en aquellos con diarrea frecuente, también son importantes.

Remedios para el síndrome del intestino irritable

En los pacientes con la síndrome moderada a grave, cuyos síntomas interfieren en la calidad de vida, el tratamiento medicamentoso suele ser necesario. En este caso, una consulta con un médico especializado en coloproctología es esencial.

Los pacientes en los que la diarrea es el síntoma predominante, antidiarreicos, como la loperamida (Imosec) pueden ser útiles. Si el cólico es el principal síntoma, los antiespasmódicos, como la escopolamina (Buscopan) ayudan. En los pacientes con estreñimiento, laxantes suelen ser necesarios para regularizar el tránsito intestinal.

Los antidepresivos pueden ser útiles en pacientes con depresión o altos niveles de estrés, lo que sabemos ser un factor de agravación de los síntomas del síndrome del colon irritable.

Ejercicios para mejorar el colon irritable

El ejercicio físico mejora los síntomas del intestino irritable, según un estudio sueco, publicado en el American Journal of Gastroenterología. Las conclusiones han atraído gran atención en los Estados Unidos, el Reino Unido y Suecia.

El estudio, realizado en el Hospital Universitario Sahlgrenska y en el Alingsås Hospital, en Suecia, incluyó 102 pacientes con el síndrome, con edades entre 18 y 65 años. La mitad del grupo fue al azar convocada para aumentar su actividad física y la otra mitad fue instruida para mantener su estilo de vida habitual. El grupo activo aumentó su actividad física, por su cuenta, pero con la orientación y el apoyo del fisioterapeuta.

Según el médico Riadh Sadik, líder del estudio, el grupo que se ejercitó mostró una mejora de los síntomas, con una reducción media de 51 puntos.

Los investigadores también verificaron que el grupo con un estilo de vida sin cambios en los hábitos tuvo deterioro de los síntomas en el 23% de los casos, comparado con el grupo que realizaba actividad, el cual sólo el 8% de los pacientes se sintió peor.

Cambios que mejoran el síndrome del colon irritable

colon_irritableDespués de conocer la coloprotología y hacer una consulta, puedes descubrir que eres portador de la Síndrome del Colon Irritable. Sin embargo, esa no es una información para asustarse, sino que un diagnóstico que te permitirá tratar la enfermedad y mejorar su calidad de vida.

Pero en estricto rigor, el colon irritable es una enfermedad que afecta a un gran número de la población, esta dolencia del sistema digestivo, que también se conoce con el nombre de colitis funcional o síndrome de intestino irritable, afecta de igual manera a hombres y mujeres, porcentualmente hablando, y sus causas son desconocidas.

Esta enfermedad presenta un cuadro crónico y recidivante que se caracteriza por el dolor abdominal y los cambios de ritmo intestinal. Hasta el momento solo se pueden reconocer detonadores sicológicos de este síndrome, pero también se han propuesto, sin alcanzar la unanimidad de los especialistas, que el colon irritable también puede ser incentivado por la gastroenteritis, las intolerancias alimenticias, factores genéticos y alteraciones hormonales.
Una buena alimentación puede prevenir las crisis de esta enfermedad, consumiendo comidas bajas en grasas y ricas en proteínas y fibra. Los pacientes aquejados por el colon irritable deben abstenerse de beber alcohol en exceso y el consumo de tabaco.

Además de tener la Coloprotología como gran compañera, los pacientes que sufren de esa síndrome deben tratar su flora intestinal con mucho cuidado en el día a día. Conoce  algunos hábitos sencillos que harán con que el colon funcione mejor:

Protege la flora intestinal con fibra

Los alimentos ricos en fibras promueven la formación adecuada de las heces. Sin embargo, la orientación es consumir con recomendación médica para no contribuir en  episodios más frecuentes de diarrea o estreñimiento .

Productos lácteos

Equilibrar la flora intestinal,, evitando alimentos que alteran la flora y añadir prebióticos en su dieta diaria es una actitud de protección del intestino y el sistema inmunológico.

Algunas especies de prebióticos ayudan en la digestión de la lactosa (azúcar de la leche), reducen el estreñimiento, la diarrea y alivian los síntomas de los pacientes con síndrome de intestino irritable. También estimulan el sistema inmune en la producción de vitamina B y ayudan inhibir la proliferación de las enfermedades de la flora.

Los productos lácteos como la leche fermentada y el yogur son las principales fuentes de estos microorganismos, pero hoy en día ya se venden cápsulas con esas sustancias en las farmacias. Incluso actualmente también encontramos los alimentos que no contienen lactosa y son enriquecidos con prebióticos. Su consumo es seguro y libre para todas las edades.

Lo que se debe evitar:

-          Para mantener la flora intestinal sana es necesario evitar el uso de laxantes de forma continua sin consejo médico.

-          Leche y productos lácteos si eres intolerante a la lactosa

-          Condimentos picantes

-          Alimentos refinados (como la harina y azúcar blanco)

-          Comida industrializada con conservantes y colorantes en exceso

-          Dulces en general, ricos en azúcar

-          Bebidas alcohólicas y gaseosas