Archivo de la etiqueta: sillas para oficina

Dolor lumbar

Adopta buenas posturas para evitar dolores y estrés

Buena posturaPor lo general, la gente piensa que no tendrá problemas de salud si se desempeñan en trabajos que no involucran labores físicas como cargar mercancías, construcción u obras civiles, pero la realidad dista mucho de ello, pues especialistas han indicado en repetidas ocasiones que las posturas en los trabajos de oficina provocan con el tiempo, daños musculares importantes.

Los problemas que se presentan suelen tener que ver con dolores de cuello y espalda, relacionados con la postura que se adopta al estar trabajando en una silla para oficina que no está diseñada para largos períodos laborales. Asimismo, no contar con soportes para los brazos al manejar teclados y mouse, puede provocar también dolores en codos y manos.

Pero el problema no se limita a dolores sectorizados, sino que también se pueden provocar problemas como el aumento de peso y alteración del flujo sanguíneo, generándose así cuadros de fatiga, hipertensión arterial o incluso, diabetes. En tanto, la psicología también se ve afectada, pues tratar durante todo el día con el trabajo mientras se está incómodo, puede incidir en una falta de motivación, casos de ira o de frustración y por consiguiente, estrés.

Soluciones a los males ergonómicos

Es importante saber cuáles son malas posturas y evitarlas cada vez que se pueda. Por ejemplo, se debe estar mirando siempre a la pantalla que esté a la misma altura de la cabeza y no doblar el cuello constantemente, colocar el teclado en un ángulo cómodo para las muñecas, apoyar siempre la espalda en el respaldo del asiento y ubicar el teclado y mouse cerca de los brazos, entre otras medidas.

Por esta razón, se hace necesario que las sillas para oficina estén hechas de manera ergonómica y permitan mantener buenas posturas, con una espalda recta y muslos paralelos al piso, evitando también flectar en demasía las rodillas y apoyando los pies sobre el piso. Lo ideal también, es que sean sillas cómodas, no duras ni muy rígidas, para que efectivamente no sea doloroso ni cansador sentarse en ellas y se pueda mantener una vida sana.