Archivo de la etiqueta: padres

Cómo saber si mi hijo tiene problemas de audición

Durante la primera infancia, el oído es uno de los principales órganos sensoriales del cuerpo y está directamente relacionada al aprendizaje y desarrollo del habla, ya que es escuchando que el niño comienza a aprender las primeras palabras.

Sin embargo, es importante que los padres estén atentos a algunas señales puntuales que pueden indicar problemas en ese sentido.

Comprueba nueve señales indican que llegó la hora de acudir a la otorrinolaringología: 

audio

1. Reacción

Es normal que bebés y niños pequeños reaccionan siempre a sonidos intensos.Manténgase atento para comprobar que los ruidos son percibidos por su hijo.

2. Retraso en el habla

Una de las causas de la demora en empezar a hablar es la deficiencia auditiva. Si usted se da cuenta de que el bebé está tardando incluso en balbucear las primeras sílabas, no deje de consultar a un médico.

3. Distancia

Si el niño a menudo no responde cuando usted la llama a cierta distancia puede ser que no esté escuchando bien.

4. Atención

Si el niño parece disperso u tiene dificultad para prestar atención a otras personas hablando, se atente a las demás señales de problema de audición.

5. Voz

Los niños que hablan muy alto también pueden no estar con la audición perfecta.

6. 5 meses

A partir de los cinco meses, lo normal es que el niño comience a buscar, con la cabeza o mirar, de donde vienen los sonidos que escucha. Si su bebé no reacciona a estos estímulos, vale la pena buscar un especialista.

7. Repetición

Cuando el niño le pide repetir varias veces lo que dijo puede ser que esté con la audición perjudicada.

8. Volumen

Si el niño constantemente pide para aumentar el volumen de la televisión puede ser que tenga problemas de audición.

9. Visual

Su hijo le mira con mucha intensidad cuando usted habla con él, como si dependiera más de las señales visuales para interpretar la conversación.

Aún que el niño presente más de uno de esos síntomas, el problema puede ser sólo de atención o hasta mismo, ningún. Sin embargo, el cuanto antes, consulte a su médico especializado en otorrinolaringología para una orientación con mayor aclaración.

Causas de los problemas de audición

Hay varios factores, además del genético, que hacen que un niño desarrolla problemas auditivos: del uso de antibióticos a la pérdida de oxígeno durante el parto, por ejemplo. Lo importante es descubrir lo más rápido posible.

En cuanto nace, cada niño debe hacer la prueba de la oreja, una clasificación auditiva neonatal universal. No invasivo, la prueba es indolora y se hace cuando el niño está durmiendo.

Los médicos introducen una pequeña sonda en el oído del niño. Con equipos específicos, evoca estímulos sonoros y comprueba cómo responde el sistema auditivo interno. Si algo es detectado, el niño es encaminado para exámenes complementarios.

El diagnóstico es muy importante porque el futuro, un problema auditivo no tratado puede tener reflejos directos en el desarrollo de los pequeños. Se producen cambios en el habla y, consecuentemente, en la convivencia social.

Es fundamental que los padres estén atentos a la salud auditiva y la calidad de vida de los niños. También es importante resaltar que cuanto más temprano se detecte algún tipo de problema auditivo más rápido será el tratamiento. Ignorar o minimizar la pérdida auditiva de un niño puede traer consecuencias muy negativas para su desarrollo.

Niños en desarrollo versus dietas vegetarianas

15El creciente interés que concitan las formas de alimentación saludables junto a un aumento en la cantidad de personas que rechaza el consumo de carne por diversas razones han acercado aún más el tema de las dietas vegetarianas y la crianza.

A priori, muchos padres que se sitúan desde el punto de vista “convencional” de crianza han mirado con recelo este tipo de dieta, que por un lado se ve como una forma de imponer las decisiones éticas de los padres a niños que aún no tienen edad suficiente para realizar una decisión consciente. Por otra parte, también está el temor de que los niños que dejan de consumir algunos alimentos de vital importancia para el desarrollo (especialmente la carne y las proteínas y vitaminas que contiene) terminen por sufrir consecuencias visibles en un desarrollo.

Desde la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria han sido enfáticos en señalar que una dieta vegetariana o vegana con una mala planificación está destinada a generar consecuencias negativas sobre la salud e influir en el crecimiento de los niños. Lo anterior se da en un contexto en que este tipo de dietas se está volviendo tendencia entre los padres españoles.

Dietas “verdes”
Recordemos que las dietas vegetarianas o veganas están basadas en la supresión de la carne como proteína, lo que incluye a pescados y mariscos, pudiendo extenderse también a otros productos de origen animal como la leche, los huevos, los lácteos y la miel.

A pesar de los riesgo de generar un problema nutricional en los niños, lo cierto es que los médicos  sólo fijan su llamado en prestar atención y realizar este tipo de dietas de forma asesorada, y siempre supliendo los nutrientes básicos con otros alimentos. Hasta ahora ningún especialista de la pediatría ha intentado prohibir o ser concluyente sobre la negatividad de las dietas vegetarianas en niños, y esto se debe simplemente a que, bien balanceada, esta forma de alimentación puede entregar todos los componentes  nutritivos que los niños necesitan.

Beneficios de los deportes en el desarrollo de los niños

En la actualidad, cuando la obesidad infantil ha sido declarada como una epidemia mundial, provocada principalmente por el sedentarismo y la mala alimentación. Se exige que los padres supervisen la alimentación y motiven la actividad física en sus hijos.
Controlar el consumo de comida chatarra en tu hijo harán que él tenga mucha más energía al jugar y mejorará su estado de ánimo. Es recomendable fomentar la práctica de algún deporte que le interese a tu hijo.
Los beneficios de los deportes y la actividad física en los niños son numerosos, podemos nombran entre esta larga lista que: favorece el crecimiento de los huesos y los músculos, es decir, ayuda a su desarrollo integral, ayuda a que los pequeños se concentren más en los estudios.
Por otro lado los deportes entregan valores sociales en los niños, como la responsabilidad, el trabajo en equipo, superar la timidez y el respeto a las reglas del juego.