Archivo de la etiqueta: movimiento

esguince de tobillo

Cuida tus articulaciones de sufrir un esguince

El movimiento que realizan todas las articulaciones de nuestro organismo, son limitadas gracias a una especie de cuerdas, llamados ligamentos, que se estiran y controlan cada movimiento cuando uno corre, empuja una pelota con las manos o realiza cualquier tipo de deportes. Pero cuando, estas cuerdas se estiran más allá de su capacidad, producen lo que denominamos un esguince.

alemana_esguinceEsta lesión es más común de lo que parece, ya que puede producirse en ocasiones casi imposibles, como cuando una mujer usa tacones y pisa mal, doblando su tobillo. Un esguince es muy molesto para quien lo padezca, por eso su importancia en poder evitarlo, ya que la zona que sufre esta lesión, está destinada a que nuevamente pueda ocurrirle.

La fórmula para poder evitar un esguince en aquellos deportistas, es usa un tipo de calzado que se acomode a las actividades que realiza. Además de eso, estirar los músculos y prepararlos para la rutina de ejercicios, ya sea correr o de otra categoría, permite evitar lesiones. Sumado a esto, se deben realizar ejercicios para fortalecer el tobillo y tener un control de los movimientos que se realicen con esta parte del cuerpo.

A veces, es inevitable que la lesión se produzca, por ende, se deben tomar las acciones al caso. Colocar frío en la zona de forma inmediata, reposo y vendar la zona, inmovilizarla. Si de producirse el esguince, se recomienda ir a un especialista de inmediato, porque un mal cuidado, lo transformará en crónico.

Ejercicios de propiocepción

Dentro de la cultura del running, se han desarrollado ejercicios que les permita fortalecer las articulaciones de los tobillos y así tener un control mucho más firme sobre los movimientos que realiza esta parte del cuerpo. Hoy en día, entendemos por propiocepción como la instrucción en el Sistema Nervioso Central que se transmite al músculo la orden de contraerse y al ligamento de cómo sostener los huesos. Todo esto, permite que los movimientos sean mucho más seguros como eficientes.

Esta posibilidad es lograda, gracias a que se prepara el cuerpo para enfrentar situaciones complejas donde puede estar expuesto el tobillo, como una corrida y que pisemos un hoyo, donde el cuerpo identifica que algo no se encuentra bien, sin embargo cuando se ha trabajado esta zona, el Sistema Nervioso Central, advierte que esa articulación está protegida, por ende, ese “mal paso” no debiese afectar en nada el ejercicio en cuestión.