Archivo de la etiqueta: medicina moderna

Sacarse un peso de encima gracias a la cirugía bariátrica

En las intervenciones dedicadas al combate de la obesidad, la cirugía bariátrica es una de las más relevantes y utilizadas entre las alternativas de tratamiento a las que los pacientes con estas agravantes tienen acceso.
Este procedimiento consiste en una serie de intervenciones quirúrgicas que buscan lograr la pérdida de peso de forma efectiva, dirigida a pacientes con problemas de obesidad.
Su uso, a diferencia de lo que se cree, no es nuevo. Desde hace alrededor de siete décadas que la medicina ha hecho de su uso un tratamiento efectivo contra el aumento de peso. Sin embargo, es desde la década de los años noventa que se comienza a escuchar más sobre ella debido a un alza en la ocurrencia de obesidad en las personas.
Actualmente en nuestro país vivimos una creciente incidencia en los casos de sobrepeso en la población. Chile se encumbra en el sexto lugar entre las naciones con mayor obesidad infantil del mundo, y el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos ha advertido que en corto plazo un 70 por ciento de los niños va en camino a transformarse en obesos.

cirugia_bariatricaLas opciones que entrega la medicina moderna
Existe dos procedimientos que tienen la mayor demanda para este tipo de tratamientos y que al mismo tiempo entregan los mejores resultados. Éstos son el bypass gástrico y la gastrectomía tubular, mejor conocida como manga gástrica.
En el bypass gástrico interviene la cavidad estomacal hasta reducirla en un 85 por ciento, a la vez que tiene un efecto de reducción en la capacidad de absorber los nutrientes. Con ello se genera una reducción en la ingesta necesaria de comida y por ende una reducción del peso.
Por su parte la manga gástrica sólo se remite a la reducción en el tamaño del estómago, que puede llegar a un 70 por ciento, obligando a que la ingesta de alimentos sea acotada.

La alimentación después de la cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica puede ser la solución en casos de obesidad mórbida y otros problemas relacionados con el exceso de peso. Sin embargo, hay que tener conciencia de que es sólo un pequeño paso hacia lo que realmente hará la diferencia: el cambio de hábitos de vida.

Después del postoperatorio y de la dieta líquida y pastosa, el paciente podrá volver a comer en menor cantidad, pero en general, puede optar por cualquier tipo de comida. En ese momento, es importante que las opciones elegidas sean saludables y poco calóricas.

El hábito de comer “bocaditos” durante el día, también puede ser un villano y hacer que la persona pierda el control de su alimentación. Este problema ocurre en muchos casos, debido al volumen del estómago ser menor, lo que favorece que la persona pase a alimentarse de manera más fraccionada.

En esta voluntad constante de comer algo, la persona puede pasar todo el día ingiriendo alimentos de poco en poco, y a menudo alimentos muy calóricos.

Otro punto importante es el seguimiento médico a largo plazo, no sólo en el postoperatorio inmediato. El abandono del seguimiento post-cirugía con nutricionistas, psicólogos y médicos es esencial para que el paciente no desarrolle trastornos alimenticios, depresión y otros tipos de problemas que interrumpir en el proceso. Junto a consultas periódicas con profesionales, los resultados alcanzados pueden ser mantenidos por toda la vida.