Archivo de la etiqueta: madres

Cómo saber si mi hijo tiene problemas de audición

Durante la primera infancia, el oído es uno de los principales órganos sensoriales del cuerpo y está directamente relacionada al aprendizaje y desarrollo del habla, ya que es escuchando que el niño comienza a aprender las primeras palabras.

Sin embargo, es importante que los padres estén atentos a algunas señales puntuales que pueden indicar problemas en ese sentido.

Comprueba nueve señales indican que llegó la hora de acudir a la otorrinolaringología: 

audio

1. Reacción

Es normal que bebés y niños pequeños reaccionan siempre a sonidos intensos.Manténgase atento para comprobar que los ruidos son percibidos por su hijo.

2. Retraso en el habla

Una de las causas de la demora en empezar a hablar es la deficiencia auditiva. Si usted se da cuenta de que el bebé está tardando incluso en balbucear las primeras sílabas, no deje de consultar a un médico.

3. Distancia

Si el niño a menudo no responde cuando usted la llama a cierta distancia puede ser que no esté escuchando bien.

4. Atención

Si el niño parece disperso u tiene dificultad para prestar atención a otras personas hablando, se atente a las demás señales de problema de audición.

5. Voz

Los niños que hablan muy alto también pueden no estar con la audición perfecta.

6. 5 meses

A partir de los cinco meses, lo normal es que el niño comience a buscar, con la cabeza o mirar, de donde vienen los sonidos que escucha. Si su bebé no reacciona a estos estímulos, vale la pena buscar un especialista.

7. Repetición

Cuando el niño le pide repetir varias veces lo que dijo puede ser que esté con la audición perjudicada.

8. Volumen

Si el niño constantemente pide para aumentar el volumen de la televisión puede ser que tenga problemas de audición.

9. Visual

Su hijo le mira con mucha intensidad cuando usted habla con él, como si dependiera más de las señales visuales para interpretar la conversación.

Aún que el niño presente más de uno de esos síntomas, el problema puede ser sólo de atención o hasta mismo, ningún. Sin embargo, el cuanto antes, consulte a su médico especializado en otorrinolaringología para una orientación con mayor aclaración.

Causas de los problemas de audición

Hay varios factores, además del genético, que hacen que un niño desarrolla problemas auditivos: del uso de antibióticos a la pérdida de oxígeno durante el parto, por ejemplo. Lo importante es descubrir lo más rápido posible.

En cuanto nace, cada niño debe hacer la prueba de la oreja, una clasificación auditiva neonatal universal. No invasivo, la prueba es indolora y se hace cuando el niño está durmiendo.

Los médicos introducen una pequeña sonda en el oído del niño. Con equipos específicos, evoca estímulos sonoros y comprueba cómo responde el sistema auditivo interno. Si algo es detectado, el niño es encaminado para exámenes complementarios.

El diagnóstico es muy importante porque el futuro, un problema auditivo no tratado puede tener reflejos directos en el desarrollo de los pequeños. Se producen cambios en el habla y, consecuentemente, en la convivencia social.

Es fundamental que los padres estén atentos a la salud auditiva y la calidad de vida de los niños. También es importante resaltar que cuanto más temprano se detecte algún tipo de problema auditivo más rápido será el tratamiento. Ignorar o minimizar la pérdida auditiva de un niño puede traer consecuencias muy negativas para su desarrollo.

ti-mama-adolescente-3o-entrega-L-R54VAh

¿Cómo es ser una madre adolescente?

ti-mama-adolescente-3o-entrega-L-R54VAh

No existe una edad promedio o acorde para que una mujer se transforme en madre, si bien hay tendencias y edades según estratos social, las estadísticas han demostrado que hay una tendencia a que las mujeres decidan ser madres en su adolescencia. En el siguiente artículo te contamos cuáles son las dificultades y beneficios que pueden obtener aquellas mujeres que deciden ser madres a temprana edad.

Beneficios

Mientras más joven eres madre las posibilidades de que un hijo nazca con enfermedades es menor ya que las células de la madre y sus óvulos se encuentran en un mejor estado y con menos sometimiento de componentes malignos en su cuerpo. Es por esto que los médicos siempre indican que es peligro tanto para el hijo como para la madre someterse a un embarazo pasado los 4 años. Debemos recordar que a medida el traspaso de calcio y elementos esenciales de una madre al hijo se produce cuando en cada embarazo, por lo tanto los hijos primogénitos son los que obtienen mejores vitaminas y minerales de la madre.

Dificultades

Sin embargo no todo es beneficio para aquellas madres que tienen hijos a temprana edad. Esto porque la tendencia es que los individuos primero se desarrollen profesionalmente y luego puedan acceder a una mejor calidad de vida. Está demostrado que después de la adolescencia las mujeres poseen una mayor madurez psicológica para enfrentar más asertivamente su embarazo. De hecho los niños que crecen dentro de este entorno tienden a tener una base familiar más sólida y un mejor desempeño escolar y social. Aquellas madres adolescentes pueden lograr el equilibrio en la medida que cuenten con el sustento económico y familiar que les permita mantener una vida normal. Los especialistas señalan que es siempre preferible advertir sobre los riesgos del embarazo a temprana edad y a educar a los jóvenes sobre los métodos anticonceptivos actuales.

La madre pasará por muchos cambios que le serán muy dificultosos, como por ejemplo  que deben enfrentarse a la pérdida de la vida social, porque tener un niño limita al 100% la vida de una mujer, lo que puede causar que ella se sienta lejos de sus amigos porque ellos no pueden comprender la nueva situación que están enfrentando,  y además deberá dejar las actividades que antes disfrutaba debido al poco tiempo que ahora dispondrá por tener que atender todas las necesidades del recién nacido.

Así como también deberán depender del tiempo y de las finanzas de las familias, lo que les significará mucho más esfuerzo inclusive cuando decidan ir a trabajar pues sus posibilidades serán limitadas porque deben balancear el trabajo con la crianza de su hijo. Esto va muy enlazado con los sentimientos de frustración y rabia, ya que muchas veces deben dejar o postergar sus sueños de estudiar una carrera universitaria que las llevaría a una mejor vida.