Archivo de la etiqueta: isapre

Cinco interrogantes comunes al contratar un plan de salud

plan_saludComo todo cambio genera dudas, lo ideal es mantenerse informado sobre las condiciones que llevan a determinar una opción por otra. En el caso de qué isapre elegir, la situación requiere atención.

En este sentido, las principales interrogantes pasan sobre cuánto se debe pagar. ¿Más que el 7% legal? El monto máximo está fijado en la ley, considerando el monto bruto mensual. Si se quiere acceder a un plan de mayor valor, el empleador deberá descontar adicionalmente dicha cifra.

¿Qué indica un excedente de la cotización? Es cuando el plan tiene un valor menor al 7% descontado del sueldo del trabajador, esta pasa a ser una diferencia positiva. Sin embargo, no se devuelve en efectivo al cotizante, sino que pasa a ser utilizado para cubrir gastos médicos, pagos de prestaciones no cubiertas, y en caso de cotización en cesantía.

¿Qué es el exceso de cotización? A diferencia de lo anterior, se refiere al monto pagado mayor al máximo imponible y la isapre tiene la obligación de entregar al afiliado. El trabajador debe llevar las liquidaciones de sueldo de los últimos meses para hacer efectivo.

¿Qué indica una cotización mal enterada? Se refiere a cuando la cotización se realiza en una entidad que no le corresponde al afiliado. Ante tal situación se debe realizar una solicitud de traspaso de fondos, el que debe ser enviado por el empleador.

La duda más recurrente

Sin duda, lo relativo a cómo se calcula el costo del plan de salud es la duda que más se hacen las personas. En este sentido, se determina el valor base del plan y la edad, con su respectiva tabla de factores de riesgos asociados. Se multiplica edad por precio base, dando como resultado lo que debe pagar el afiliado.

 

Cómo hacer frente a los costos que no cubre la Isapre o Fonasa

Cada mes, los chilenos invertimos una parte de nuestro sueldo en un fondo de salud, sea este Fonasa o Isapre. Es una garantía que nos permite acceder a servicios médicos por una suma más reducida que el pago total de la prestación. Sin embargo, hay veces que aún con este beneficio, se nos dificulta ir al doctor. Los altos costos asociados llevan a que descuidemos nuestro bienestar y dilatemos los chequeos médicos. Esto, sin considerar que hay muchos exámenes y especialidades que no están cubiertos por el programa.

Para paliar el gasto que ello implica, las aseguradoras disponen de una excelente herramienta que cubre los costos que el seguro de salud no. Se trata de una garantía complementaria, que otorga al beneficiario cobertura en consultas, medicamentos, radiografía, prótesis, órtesis, gastos ópticos y cirugía ambulatoria, además de visitas al psicólogo o psiquiatra (siempre que sean prescritas por el médico de cabecera). Como ves, una protección completísima para que las enfermedades no alteren en demasía tu presupuesto.

Esta garantía se encuentra clasificada dentro de la gama de seguros colectivos. Esto significa que sus condiciones son aplicables a un grupo determinado de personas. Así, si lo contratas, tanto tú como tus cargas legales – o colegas, si es el caso – serán beneficiados. Considerando que la salud es una prioridad y que cualquier inversión en este ítem es de primera necesidad, resulta bastante conveniente contar con este apoyo. Así, ante cualquier anomalía que detectes en tu organismo, bastará con la oportuna visita al especialista.

Otros de los seguros colectivos que puedes revisar es el de enfermedades catastróficas, que resuelve gastos de salud aún más onerosos (como el temido cáncer, que todos sabemos cuánta devastación física, psíquica y económica provoca). Esta garantía cuenta con dos modalidades: por extensión – que extiende los beneficios anteriormente detallados – y por evento, que absorbe el tratamiento y medicación de las afecciones más costosas.

Como puedes ver, existen muchas razones que hacen de la contratación de estos seguros colectivos una excelente idea para ti y tu familia. De este modo, ninguna dolencia te tomará desprevenido y podrás continuar disfrutando de una óptima salud, que es la base de una buena vida.