Archivo de la etiqueta: enfermedad de parkinson

Ejercicio intenso puede ayudar a controlar el Parkinson

Treinta minutos al día, cuatro veces por semana, en alta intensidad. Caminando así, cotidianamente, retrasa la progresión de la enfermedad de Parkinson en personas que recibieron el diagnóstico hace menos de cinco años y que aún no usan medicación.

La noticia de que este tipo de ejercicio puede casi ser equiparado a un medicamento preventivo fue anunciado por investigadores de la Northwestern University y Colorado University (EEUU). Fue el primer estudio clínico del género.

Los científicos querían saber si las evidencias de beneficios de esta actividad encontradas en algunos estudios con animales ser observadas en humanos.

casal-idosos-maratona-80-anos

Además, el grupo deseaba descubrir la intensidad y la periodicidad que de hecho traería resultados. Hasta entonces, las informaciones provenientes de las investigaciones en cobayos eran insuficientes para obtener un patrón de efectividad.

Con indicadores positivos obtenidos en la primera fase de los estudios, los expertos siguieron a la segunda etapa. Los pacientes se dividieron en tres grupos.

Los dos primeros entrenaron cuatro veces por semana, pero en intensidades distintas. Una parte entrenó a ritmo moderado con la frecuencia cardíaca entre el 60% y el 65% de la máxima. La otra, a ritmo intenso, con la frecuencia cardíaca entre el 80% y el 85% de la máxima. El resto siguió con su rutina, aunque eso implicara sedentarismo.

Seis meses después, los únicos que no presentaron ningún descenso asociado a la enfermedad, como pérdida de equilibrio y dificultades en la coordinación motora, fueron los sujetos sometidos al régimen de entrenamiento intenso.

Una de las hipótesis para el efecto es que la buena oxigenación proporcionada por el ejercicio ayude a impedir el deterioro de las neuronas.

“Creo que el entrenamiento aeróbico intenso beneficiará incluso a pacientes en estado más avanzado de la enfermedad”, dijo Margaret Schenkmann, responsable del estudio.

Otros ejercicios que ayudan  amenizar y prevenir el Parkisnon :

Danza

Ayuda a mantener o retrasar la pérdida progresiva de la coordinación motora. Las más elaboradas, como el tango, tienen mayor eficacia

Boxeo

Entrena la coordinación motora y mejora la fuerza muscular

Pilates

Aumenta el tono muscular y eleva el poder de concentración, a menudo perjudicial

Descubra cómo lograr una mejor calidad de vida con el Parkinson

Una persona enferma necesita un cuidado y atención especial . Para los que están en su alrededor diariamente es casi una obligación comprender y conocer la enfermedad, sus avances, limitaciones, entre otros. http://www.ip.gov.py/ip/wp-content/uploads/2015/04/Parkinson.jpg

Eso no siempre es fácil. Por lo tanto, las acciones conjuntas entre familia y equipos multidisciplinares especializados como cuidadores y profesionales de la salud, son aspectos que benefician a todos.

La enfermedad de Parkinson, por ejemplo, es una enfermedad cerebral que causa temblores y la persona tiene dificultades para caminar y trotar. Ella afecta a millones de personas en todo el mundo, especialmente a los ancianos, y a pesar de tener tratamiento, no tiene cura.

La enfermedad de párkinson, es una enfermedad del tipo de trastorno del movimiento que aqueja a alto número de la población, principalmente a personas de la tercera edad. Este síndrome ocurre cuando no se cuenta con la cantidad necesaria de dopamina en el cerebro, déficit provocado por un malfuncionamiento de sus células nerviosas (neuronas).
El párkinson no es una enfermedad heredable, ya que en la mayoría de los casos los pacientes no cuentan con un historial familiar de este trastorno. Los síntomas de esta enfermedad se van desarrollando paulatinamente, primero afectando a un lado del cuerpo, para luego generalizarse en los dos.
Temblor en manos, brazos, piernas y rostro; problemas de equilibrio y coordinación; disminución de la movilidad y rigidez de las extremidades y tronco: estás son los efectos que provoca esta enfermedad, llegando a impedir que el afectado pueda desempeñarse en el cotidiano sin ayuda de otras personas.

Para revertir tratar la enfermedad de la mejor forma posible, los expertos aconsejan cuidadores y familiares a escuchar y ser de apoyo de la persona cuidada. Es importante, por ejemplo, tomar medidas para asegurar una cierta independencia para el paciente.

Conozca algunos medios para lograr una mayor calidad de vida para los pacientes:

• Lea la extractos de libros al paciente, como periódicos o revistas y le estimule a leer.

• Ayude el paciente a realizar actividades físicas como caminar, tomar sol en ambientes abiertos y hacer ejercicios recomendados por sus doctores.

• Estimule el paciente de Parkinson a escuchar música.

• Anime a la persona cuidada, cuando ella se sienta bien, a ayudar en las tareas domésticas simples, tales como barrer, quitar el polvo, entre otras. Eso ayuda a que la persona se  por lo sienta útil y participante,

• Incluya el paciente actividades sociales de la familia y la comunidad, como ir de compras, visitar a alguien, ir a una fiesta, reunirse con amigos y distraerse. Amigos o familiares que acompañan a la persona en estas actividades deben respetar sus limitaciones y transmitir siempre seguridad y calma.

•Estimule a la persona para que desarrolle actividades que ejercitan la memoria, tales como la lectura, canto y crucigramas.

Cómo se manifiesta la enfermedad de Parkinson

enfermedad_parkinsonLa enfermedad de Parkinson es una afección del sistema nervioso central, que es considerada crónica y degenerativa. Afecta a la zona de los ganglios basales, la que actúa como un sistema de ayuda en la producción y control de los movimientos, tanto voluntarios como involuntarios de las personas.

Para que se entienda de mejor manera, debe saber que cuando este proceso se desarrolla de manera apropiada, el individuo es capaz de mantener bajo control los movimientos voluntarios, y también le permite mantener inhibidos los movimientos involuntarios.

Y a pesar de que es una de las enfermedades que se consideran más propias de los adultos mayores, la realidad es que el mal de Parkinson no discrimina por edad. De hecho, existen casos de personas muy jóvenes que desarrollan la enfermedad y deben enfrentarse a complejos tratamientos para controlar los síntomas.

¿Cómo se detecta?

Algunos de los síntomas más habituales suelen ser la hipocinesia, tener temblores estando en reposo y rigidez, el que se detiene al momento de realizar el movimiento.

Así como también si el paciente tiene familiares que padecieron esta afección, lo más probable es que lo desarrolle por la herencia genética.
Si tiene lentitud en los movimientos que se manifiesta en actividades que requieren habilidad o precisión, tales como coser y afeitarse; a medida que avanza, empieza a notarse en actividades menos precisas, como abrochar botones o pelar frutas.
Tener problemas para flexionar o extender las extremidades, los que comienzan con dolores locales y calambres.
Cuando la enfermedad está avanzada, el paciente comienza a  flexionar el tronco, la cabeza, las extremidades y se altera la marcha; posteriormente se presentan bloqueos al estar caminando e inestabilidad para hacer giros.
Evitar enfermedades como el Parkinson no es posible, pero al detectarse a tiempo existe mayor probabilidad de mantener controlados los síntomas y llevar una vida cotidiana normal por más tiempo.

 Soluciones para tratar los dolores en la enfermedad del parkinson

El parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que, hasta el momento, no tiene cura, aunque sí formas de tratarlos para hacer más llevadera la vida de los pacientes. Sus principales síntomas son los temblores, la rigidez muscular y la dificultad para realizar cualquier movimiento.

Uno de los procedimientos más sofisticados integra terapias de estimulación eléctrica, aunque su implementación no se ha masificado. Otros se basan en la utilización de medicamentos con contenido de ledovopa para promover la liberación de dopamina.

Los consejos para reducir los dolores y rigidez muscular es aumentar el consumo de legumbres y frutas y verduras ricas en antiodioxidantes, vitamina C y E. Estos los puede encontrar en frutillas, arándanos, tomates, zanahorias, uvas, brócoli, moras y nueces.

En tanto, añadir una rutina de actividad física suave y ejercicios de estiramiento ayudan, sobre todo, al endurecimiento de los músculos.