Archivo de la etiqueta: bebé prematuro

Principales cuidados con el bebé prematuro

Muchas son las dudas acerca el bebé prematuro. Cuando todavía son cuidados en el hospital o en clínicas especializadas en neonatología (una de las ramas de la medicina que se dedica al cuidado y protección de los niños recién nacidos y prematuros), las madres se sienten más seguras, pero cuando el bebé recibe alta y va para la casa lejos de los cuidados de la neonatología, muchas preguntas pueden empezar a aparecer.

http://www.extraderondonia.com.br/sistema/wp-content/uploads/2015/12/parto-normal-e-cesariana-9.jpg

El prematuro de alta

El bebé prematuro es dado de alta del hospital cuando se está alimentando bien y ganando peso sin incidentes. Esto puede ocurrir más o menos cuando se llega a lo que sería la 36 del embarazo. Si nace antes de las 30 semanas, sin embargo, sólo se puede volver a casa en el momento de la fecha prevista del parto, o incluso más tarde.

Los bebés prematuros suelen ser liberados cuando alcanzan al menos 1,8 kg y están absorbiendo un volumen de leche materna u otro alimento para satisfacer el aumento de peso constante. En épocas más frías del año, a veces, se espera que finalice peso de 2 kg.

La lactancia materna 

La lactancia materna es la mejor fuente de nutrientes para el bebé. Dar el pecho cada vez que su hijo quiere (un proceso conocido como la demanda libre) y despertarle para amamantar si él está durmiendo por más de cuatro horas durante la noche, es el recomendado.

Es normal que el niño pase algún tiempo en el pecho justo mirando a ti, o “formación” del movimiento de succión, de este modo, se estimula la producción de leche.

La recomendación oficial de la Organización Mundial de la Salud y (OMS) es que todos los bebés sean amamantados exclusivamente con leche materna hasta los 6 meses, y hasta 2 años o más.

Cómo manejar las visitas

Haga lo mejor para no exponer a los bebés prematuros a la infección. Oriente sus amigos y parientes para no hacer visitas al bebé si están resfriados o con cualquier otro tipo de enfermedad e infección.

Alimentación de bebés prematuros

Los bebés prematuros en primera instancia no pueden succionar, es por esto que antes de salir de alta son alimentados mediante una nutrición parental que se realiza por vía endovenosa, para luego comenzar a alimentarlo por vía oral. Esta alimentación se mantiene hasta que cumpla las 32 semanas.
Las madres de bebés prematuros producen una leche con mayor cantidad un mayor calor en proteínas. Esta leche especial tiene que ser aprovechada por el infante prematuro, así que mientras más amamantado sea, será un gran aporte para su desarrollo.
El calostro, que es este liquido amarillo que se produce previo a la bajada de la leche materna, tiene que ser consumido por el bebé, ya que es riquísimo en anticuerpos y glóbulos blancos, siendo el calostro de fácil digestión; también cuenta con propiedades laxantes y un alto contenido de hormonas de crecimiento, es por esto que hay que ofrecerlo al prematuro aunque sea en cantidades pequeñas.

Algunos antecedentes sobre los niños prematuros

prematuroEs muy habitual escuchar o ver en las noticias sobre los niños prematuros, es decir que nacen antes de las 37 semanas de gestación, cuando un embarazo óptimo debe durar 40 semanas. La mayoría de estos casos suelen desencadenarse como consecuencia de la inducción precoz de las contracciones uterinas o del parto por cesárea, ya sea por razones médicas o no médicas.

¿Pero cuáles son los riesgos?

Especialistas de todo el mundo han determinado que existe mayor riesgo de tener un niño prematuro si la mujer padece de algún problema médico de carácter crónico como la diabetes, hipertensión, o infecciones; además si es una madre adolescente, si ya pasó por un caso similar en el pasado, o si tiene un embarazo múltiple.

También existen algunas conductas de riesgo que pueden provocar un parto prematuro, como por ejemplo consumir drogas, beber alcohol o fumar cigarros.

Es preciso mencionar que estos niños aún no están preparados para enfrentar la vida extrauterina, por lo que se enfrían con más facilidad y pueden necesitar más ayuda para alimentarse que los niños que nacieron a los 9 meses. Además como su organismo todavía no está desarrollado óptimamente, es muy probable que  tengan problemas para respirar y sufrir complicaciones como infecciones comunes que puedan afectarlos gravemente.

Nacer con esta condición es muy peligroso, pues sus cuerpos tan débiles muchas veces no son capaces de resistir las agresiones de la vida exterior y terminan muriendo. Asimismo los que logran sobrevivir suelen tener discapacidades físicas, retinopatía de la prematuridad, pérdida de la visión o ceguera, displasia broncopulmonar (DBP), retraso en crecimiento y desarrollo o problemas de aprendizaje que les afectan por toda la vida.
Cuanto más prematuro sea el bebé o cuan más bajo sea su peso al nacer, mayor será el riesgo de adquirir complicaciones, sin embargo es imposible predecir lo que le sucederá en el futuro a un bebé con base en la edad gestacional o el peso al nacer.

Los principales consejos para el cuidado de un niño prematuro en casa

Las dificultades para adaptarse a las condiciones externas tras dejar el hospital es el principal problema para un bebé prematuro a su llegada a casa, en especial, por la inmadurez de sus órganos y las posibilidades de disminuir de peso.
Ya en el hogar, los pequeños necesitan una especial atención, en temas de higiene, alimentación y ambiente en el hogar. Es fundamental lavarse las manos cada vez que lo tome, procurar cambiar el pañal cada dos o tres horas y evitar los cambios bruscos de temperatura.

Otros de los consejos están asociados a restringir las visitas al menor y evitar salidas al exterior en los primeros meses. También, velar porque cumpla con las horas de sueño recomendadas para su edad, estimularlos como cualquier infante y asistir sagradamente a los controles médicos para el seguimiento del desarrollo del bebé.