Archivo de la etiqueta: alergias

Enfermedades respiratorias: ¿cómo reducir los síntomas?

Los ácaros, mayores villanos de las enfermedades respiratorias y alergias, se alimentan sobre todo de fragmentos de nuestra piel, que se depositan a montones en colchones, almohadas, sofás y abrigos. Exterminarlos completamente no es posible.

El secreto es hacer el ambiente hostil al ácaro, lo que sólo se consigue con un lugar fácil de limpiar. Más de la mitad de la eficacia del tratamiento tiene que ver con la higiene del ambiente físico; el resto se obtiene con el arsenal terapéutico.

Soluciones

aler

El tratamiento con medicamentos pasa por diferentes fases: para las crisis, se usan medicamentos de alivio, comoantialérgico y broncodilatador de corta acción. El tratamiento anti-inflamatorio, con los corticoides tópicos nasales e inhalatorios, corre paralelamente y muchas veces permanece fuera de los períodos de crisis, como prevención. A los que sufren de dermatitis atópica – el “asma” en la piel -, hidratantes emolientes indicados por los médicos y pomadas específicas son las armas más eficaces.

 Las vacunas (inmunoterapia) funcionan como tratamiento secundario en muchos casos de rinitis alérgica persistente y, a veces, de asma. Se preparan en laboratorios que producen extractos estandarizados y sólo se deben prescribir si el paciente tiene la prueba alérgica positiva.

Además de acompañamiento médico, el ambiente adecuado, alimentación balanceada y la práctica regular de ejercicios físicos mejora la capacidad pulmonar y fortalece la parte muscular, lo que también ayuda a mantener la alergia bajo control.

Cómo es un cuarto sano para las enfermedades respiratorias

Piso: nada de alfombras. Limpie el suelo siempre con un paño húmedo, nunca con escobas.

Paredes: saca las cortinas. Recuerde sacar el polvo con un paño ligeramente húmedo.

Armarios: las chaquetas y la ropa de invierno se deben lavar antes del inicio del frío, así como los edredones (mejores que las mantas).

Juguetes: cuanto menos objetos expuestos hay en la habitación, mejor para el niño. Evite sobre todo los peluches.

Cama: el colchón debe ser cubierto con una capa impermeable, evitando que los ácaros se instalen en su interior.

Ventanas: deje la luz del sol y el aire entrar en la habitación el mayor tiempo posible. Un dicho ya dice: “Donde entra el sol, no entra el médico”.