Conozca los nódulos tiroideos y cómo pueden afectarle

Rate this post

nódulos_tiroideosExisten muchas afecciones que atacan a la glándula de la tiroides, la que está ubicada en la parte frontal del cuello, específicamente encima de donde están las clavículas en el centro. Y al ser una zona tan difícil, en algunas ocasiones se manifiestan los nódulos tiroideos, que consisten en la existencia de una protuberancia en el área.

Estos nódulos son neoplasias de células en la glándula tiroidea, las que pueden  ser quistes  llenos de líquidos, ser un nódulo o un grupo de nódulos pequeños, es posible que produzcan hormonas tiroideas (nódulo caliente), o que no las esté produciendo (nódulos fríos) y finalmente pueden ser benignos, lo que implica que no se trata de un cáncer; así como también ser efectivamente un cáncer de tiroides.
Ahora usted se estará preguntando, quiénes pueden adquirirlos; pues bien los científicos han demostrado que conforme van pasando los años, una persona tiene más probabilidades de desarrollarlos; además las mujeres son más propensas que los hombres a adquirirlos.

¿Cómo saber si es canceroso?

Si usted o uno de sus amigos puede palpar un bulto en la zona y es duro, ha presentado cambios en la voz, si tiene antecedentes de exposición a la radiación en cabeza y cuello, o tiene familiares que han padecido cáncer a la tiroides debe acudir cuanto antes a un médico especialista.
Es preciso mencionar que la mayoría de estos nódulos no presentan síntomas, no obstante cuando comienzan a crecer ejercen presión manifestándose con dolor en el cuello, tener un bocio visible, tener problemas para respirar cuando está acostado, dificultad para deglutir alimentos, o roncar; así como también tener el pulso acelerado, tener más hambre que de costumbre, sentir la piel pegajosa y helada, tener una notoria pérdida de peso, una sensación de inquietud constante, dolores en el área del tórax, fatigas e incluso pérdida de la memoria.

Todo lo que debe consultar al médico post tratamiento contra el cáncer de tiroides

El temor de una persona que ha pasado por un tratamiento contra el cáncer de tiroides, es que vuelva a aparecer en el corto plazo o exista una expansión hacia otros órganos. Lo importante es mantener un chequeo constante, pero siempre pensando en que se puede regresar a una vida normal tras las terapias.

Lo fundamental es asista a cada consulta médica programada y aclara todas las dudas que tenga en cada una de ellas. Establezca un calendario con fechas de pruebas y estudios de seguimiento, procurando estar al día en ello.

También, es necesario que consulte sobre los posibles efectos secundarios en el mediano y corto tiempo, así como a qué situaciones debe prestar atención y ante qué circunstancias debe ir a un especialista. No olvidar, además, sugerencias para un plan de alimentación y de actividad física.