Cómo elegir al médico ginecólogo

Rate this post

El ginecólogo es el médico que acompaña la salud de la mujer desde su infancia a la tercera edad, cuidando cuestiones que van desde la prevención y el tratamiento de enfermedades del sistema reproductor femenino a las orientaciones sobre sexualidad.

El profesional de ginecología es considerado como un “clínico” de la mujer, pues está siempre atento a la salud de las pacientes de manera general, pudiendo diagnosticar irregularidades comunes al universo femenino, como en el aparato digestivo, en el corazón o la osteoporosis.

Por eso, el ginecólogo debe ser un médico de confianza, con quien la mujer se sienta a gusto para exponer todas sus dudas y angustias, si es el caso.

Sin embargo, hablar de asuntos tan íntimos asusta a la mayoría de las pacientes y las dejan con inseguridad al marcar la primera consulta. Para que usted quede confortable durante el acompañamiento, es necesario elegir un ginecólogo que la deje bastante a gusto para hacer las preguntas que desees.

1. Usted puede elegir ser atendida por un hombre o una mujer. Muchas mujeres dicen sentirse más cómodas al hablar de asuntos femeninos con una ginecologista mujer. Esto depende de cada persona. Usted también puede evaluar si prefiere una persona más joven, que tenga el lenguaje aproximado de la suya, o si prefiere un profesional distinto.

2.Buscar indicación con familiares y amigas es una buena opción. Pregúnteles sobre el perfil del profesional y sobre la forma en que trabaja. Generalmente, la madre indica al propio ginecólogo para la hija, pero nadie necesita necesariamente asistir al mismo médico si no quiere.

3.Procure saber sobre la disponibilidad del médico y sobre la ubicación del consultorio. Si es muy difícil de conseguir un horario con el profesional, usted ya sabe que tendrá que marcar las consultas con bastante anticipación. Si el médico atiende en más de una dirección, o se atiende cerca de su casa, mejor aún.

4. Si usted fue a la consulta y no le gustó el profesional, sea cual sea el motivo, siéntase libre para cambiar de ginecólogo. El más importante en el seguimiento ginecológico es establecer una relación de confianza con su médico. Si vas al consultorio y se siente reprimida para exponer sus dudas y cree que el profesional no puede transmitir a usted todo conocimiento necesario, busque otro médico.