Algunos antecedentes sobre los niños prematuros

Rate this post

prematuroEs muy habitual escuchar o ver en las noticias sobre los niños prematuros, es decir que nacen antes de las 37 semanas de gestación, cuando un embarazo óptimo debe durar 40 semanas. La mayoría de estos casos suelen desencadenarse como consecuencia de la inducción precoz de las contracciones uterinas o del parto por cesárea, ya sea por razones médicas o no médicas.

¿Pero cuáles son los riesgos?

Especialistas de todo el mundo han determinado que existe mayor riesgo de tener un niño prematuro si la mujer padece de algún problema médico de carácter crónico como la diabetes, hipertensión, o infecciones; además si es una madre adolescente, si ya pasó por un caso similar en el pasado, o si tiene un embarazo múltiple.

También existen algunas conductas de riesgo que pueden provocar un parto prematuro, como por ejemplo consumir drogas, beber alcohol o fumar cigarros.

Es preciso mencionar que estos niños aún no están preparados para enfrentar la vida extrauterina, por lo que se enfrían con más facilidad y pueden necesitar más ayuda para alimentarse que los niños que nacieron a los 9 meses. Además como su organismo todavía no está desarrollado óptimamente, es muy probable que  tengan problemas para respirar y sufrir complicaciones como infecciones comunes que puedan afectarlos gravemente.

Nacer con esta condición es muy peligroso, pues sus cuerpos tan débiles muchas veces no son capaces de resistir las agresiones de la vida exterior y terminan muriendo. Asimismo los que logran sobrevivir suelen tener discapacidades físicas, retinopatía de la prematuridad, pérdida de la visión o ceguera, displasia broncopulmonar (DBP), retraso en crecimiento y desarrollo o problemas de aprendizaje que les afectan por toda la vida.
Cuanto más prematuro sea el bebé o cuan más bajo sea su peso al nacer, mayor será el riesgo de adquirir complicaciones, sin embargo es imposible predecir lo que le sucederá en el futuro a un bebé con base en la edad gestacional o el peso al nacer.

Los principales consejos para el cuidado de un niño prematuro en casa

Las dificultades para adaptarse a las condiciones externas tras dejar el hospital es el principal problema para un bebé prematuro a su llegada a casa, en especial, por la inmadurez de sus órganos y las posibilidades de disminuir de peso.
Ya en el hogar, los pequeños necesitan una especial atención, en temas de higiene, alimentación y ambiente en el hogar. Es fundamental lavarse las manos cada vez que lo tome, procurar cambiar el pañal cada dos o tres horas y evitar los cambios bruscos de temperatura.

Otros de los consejos están asociados a restringir las visitas al menor y evitar salidas al exterior en los primeros meses. También, velar porque cumpla con las horas de sueño recomendadas para su edad, estimularlos como cualquier infante y asistir sagradamente a los controles médicos para el seguimiento del desarrollo del bebé.