Cuál es la diferencia entre un gasto y un seguro complementario de salud

Rate this post

Entender cómo funcionan los temas relacionados a cobertura en salud y a los distintos seguros que se ofrecen en esta área a veces resulta bastante complejo. Es por ello que nunca está de más aclarar algunos de estos conceptos, sobre todo si la empresa en la que trabajas contrató un seguro complementario que te incluye como uno de sus beneficiarios.

Primero que todo, hay que aclarar la diferencia entre gasto de salud y seguro complementario de salud. Si bien ambos conceptos están directamente relacionados, el gasto se refiere al desembolso que debe hacer una persona para cubrir la diferencia entre los aportes que hace la institución previsional a la que está afiliada (Isapre o Fonasa) y el valor total de una intervención o tratamiento. En tanto, el Seguro Complementario de Salud es un producto ofrecido por las aseguradoras para cubrir precisamente ese copago.

Seguros de salud: Complementario de salud

Consorcio es una de las aseguradoras que cuenta con Seguros de salud: Complementario de salud. Estos pueden ser adquiridos por empresas, sindicatos o áreas de bienestar, que cuenten con un mínimo de 25 trabajadores que puedan ser asegurados.

La edad máxima de ingreso para poder acceder al beneficio es de 65 años tanto para el titular como también para el cónyuge. De igual forma, la permanencia en estos Seguros de salud: Complementario de salud, es de un máximo de 65 años.

Sin embargo, en el caso de los hijos, el seguro establece que el ingreso puede hacerse desde el quinto día de nacido y la edad máxima de permanencia es hasta los 18 o 24 años; siempre y cuando sean solteros, estén estudiando y dependan económicamente del titular de este servicio.

Ahora bien, otro de los aspectos importantes del Seguro Complementario de Salud de Consorcio son las coberturas adicionales que ofrece. En cuanto a la cobertura hospitalaria, abarca días de cama, servicios de hospitalización, honorarios médicos quirúrgicos, cirugía dental por accidente y servicio privado de enfermera profesional, siempre que haya sido prescrito por el médico tratante. Además, contempla el reembolso por servicio de ambulancia, exámenes, cirugías ambulatorias, terapias de kinesiólogo y fonoaudiólogo, implementos de ortopedia, atención psiquiátrica y psicológica, maternidad y controles y tratamientos dentales.