Principales enfermedades que afectan a la tercera edad

enfermedades_terceraedadDurante la etapa de la vejez es imprescindible que los adultos mayores adquieran hábitos saludables para que puedan llevar un estilo de vida óptimo. Para ello es necesario que acudan con frecuencia a su especialista en geriatría para que le oriente sobre cómo sobrellevar sus malestares.

En el proceso de la vejez ocurren cambios físicos y psicológicos en los individuos, por lo que es muy común que se presenten con más regularidad diversas enfermedades como las crónico-degenerativas, que detonan desgaste o incluso la muerte de las personas de edad avanzada.

Algunas de las más habituales

-Enfermedades cardiovasculares: Uno de los más comunes son los infartos y las cardiopatías isquémicas, los que se producen por el sedentarismo, obesidad y alimentación inadecuada. Por lo general pueden afectar a las personas que tienen más de 40 años.

-La diabetes mellitus: es la que ocurre por la alteración del metabolismo, lo que genera  incapacidad del organismo para procesar la glucosa en la sangre.

Para poder evitarse es importante que, independientemente de la edad que se tenga, comience a  llevar una dieta balanceada y realizar ejercicio para evitar el sobrepeso, que es un factor de riesgo importante.

-Neumonía: es la enfermedad que ataca al sistema respiratorio, inflamando la zona y causando malestar general. Si bien esta enfermedad puede atacar en cualquier época de la vida, esta es más fuerte durante la vejez, debido a los cambios físicos y el debilitamiento del sistema inmune.
-El cáncer de próstata en los hombres y el cáncer cervicouterino en las mujeres son muy habituales en los pacientes que sobrepasan los 40 años. Es por ello que es preciso que esté muy atento a los cambios que pueda tener su cuerpo, que visite periódicamente a su doctor, que practique ejercicios y por sobre todo que lleve una alimentación libre de toxinas.

Tips para vivir mejor la tercera edad
Llegar a la ancianidad no es un proceso fácil. Bien se sabe que el organismo ya no funciona como antes, pero aun así esto no impide la posibilidad de vivir esta etapa de la vida con el descanso y bienestar que se merece quien por años entregó sus servicios a la comunidad y se dio por entero por su familia. De ahí que sea necesario prestar atención estos consejos:
• Higiene. Realizar a diario esta actividad, procurando asear cuello, tronco, axilas, piernas, espalda, pies, genitales y región perianal (en cama para quienes estén enfermos). Secar muy bien las zonas con pliegues.
• Cuidado de la piel. La movilidad constante es una buena forma de evitar sequedad en la piel y el surgimiento de “escaras”.
• Alimentación. Una dieta equilibrada es esencial en esta etapa.
• Evitar las caídas. Dado el debilitamiento de huesos y articulaciones, hay que tener mucho cuidado en este sentido.
• Buen descanso. Los adultos mayores duermen menos, pero aun así es necesario establecer horarios fijos para acostarse y levantarse.