Quimioterapia

Quimioterapia y las relaciones emocionales

Rate this post

La ayuda psicológica durante la Quimioterapia es una ayuda especializada, con la que el paciente y su familia pueden contar en ese momento de desarraigo en la vida causado por el Cáncer. Espacio de habla y de escucha, sin censura, sin correr el riesgo de ser juzgado en cuanto a sus mitos y creencias acerca de la enfermedad y del tratamiento.

Hay, al menos, dos elementos muy importantes a considerar en ese momento:

1. La respuesta de cada paciente es siempre muy particular. El paciente y los familiares deben lograr abstraerse de los comentarios de otras experiencias sobre los efectos colaterales de la quimioterapia y deben estar atentos a las eventuales reacciones individuales, manteniendo un contacto cercano con el equipo para elucidar dudas y buscar orientación.

2. Al aceptar la ayuda psicológica tendrá una vivencia más fácil de la quimioterapia. Esto implica una renuncia de algunas ideas preconcebidas, como la de que sólo los locos necesitan un psicólogo. Estamos hablando de un evento traumático, en el que todos están viviendo una experiencia en exceso.

Puede haber por parte del paciente y de la familia una exigencia de que todos sean fuertes y mantengan el control de la situación, en algunos casos el propio paciente se va a cobrar ser una fortaleza y no flaquear, al menos no delante de la familia, por lo tanto no se autorizará a buscar ayuda.

A pesar del progreso tecnológico en el tratamiento del Cáncer, la posibilidad de curación para ciertos tipos de la enfermedad, recibir ese diagnóstico todavía representa la incertidumbre en cuanto al riesgo de vida. Es inevitable confrontarse con la idea de la propia muerte. En cuanto a una recaída entonces, la desilusión es imperativa.

A continuación, hay un momento de suspensión de los pensamientos, entre el diagnóstico y la cirugía, donde las acciones exigidas en ese período inviabiliza momentos de reflexión para tomar conciencia de lo que realmente está sucediendo.

Al permitirse hablar de ese acontecimiento de vida, podrá ver una posibilidad de reanudación de la vida, del deseo, de la voluntad de recomenzar. Lo que a primera vista, parece tan destructivo, puede ser un despertar para la vida, el inicio de la construcción de una manera nueva de vivir.

Etapas de aprendizaje

La trayectoria del tratamiento puede ser un segundo nacimiento, una creación de la madurez, donde el paciente va a privatizarse, si prioriza, establecerse una existencia propia.

El apoyo de la familia es importante pero no debe anular la capacidad de decisión del paciente, su autonomía e iniciativa, lo que le haría perder su posición de sujeto de la propia vida, escritor de su propia historia.

La ayuda de un psicólogo o psicoanalista promueve nuevos entendimientos del paciente sobre sí mismo, sobre su historia de vida, y sobre lo que todo esto tiene que ver con su circunstancia actual.

Al escuchar las diversas manifestaciones del paciente en desesperación ante su Cáncer como una posibilidad de reanudación de la vida, se observa un paso por el tratamiento más rápido, evitando interrupciones, con mayor tolerancia y hasta menos efectos secundarios.