Vejiga hiperactiva

Soluciones para la incontinencia urinaria

Rate this post

Una enfermedad que más que malestares, provoca vergüenzas y malos ratos, es la incontinencia urinaria. En ocasiones, quienes padecen de este mal renuncian poco a poco a actividades que impliquen exponerse en público, viajar largos ratos o disfrutar de la intimidad en pareja.

Sin embargo, para quienes no lo saben, existen soluciones para este problema, algo que por supuesto requiere de tiempo y paciencia, pero que eventualmente puede funcionar. La incontinencia urinaria puede ser un síntoma de vejiga hiperactiva (VH), caracterizada por la necesidad y urgencia de orinar y que puede incluir la pérdida de orina.

Es importante someterse a un tratamiento para este mal, puesto que la vejiga hiperactiva puede resultar cara y desgastante, tanto para quien la sufre como el entorno familiar, por el gasto en pañales, cremas, lavandería, consultas médicas y remedios.

¿Cómo tratar este problema?

Incontinencia urinariaAntes de todo, se debe determinar qué tipo de enfemedad se presenta. La vejiga hiperactiva se diferencia entre la idiopática, en un 80% de los casos y cuya causa aún no está del todo clara, y la neurogénica, en un 20% de los casos, cuyo origen puede deberse a enfermedades, heridas o defectos congénitos que afecten al cerebro, médula o nervios de la vejiga.

Dependiendo del cuadro del paciente, se puede iniciar con terapias conductuales y psicológicas, a fin de lograr buenos hábitos en el paciente, como por ejemplo, reducir la ingesta de agua, bajar de peso o dejar de fumar. Junto con esto, una buena forma de reducir los “accidentes” es fortalecer la musculatura de la pelvis, donde están los músculos que logran la continencia, con terapias de kinesiología y otros tipos de tratamientos físicos.

En ocasiones, las terapias físicas darán un mejor resultado que la medicación farmacológica, puesto que en un 70% de los casos, la medicación funciona pero a largo plazo, eventualmente dejan de lado el tratamiento y la situación no mejora; además, puede haber efectos adversos como sequedad bucal, constipación y visión borrosa.