síndrome de Gilbert

Cómo identificar el síndrome de Gilbert

Rate this post

El síndrome de Gilbert, también conocido como disfunción hepática constitucional, es una enfermedad genética que se caracteriza por la ictericia, lo que hace que las personas se queden con la piel y los ojos amarillos.

No es considerada una enfermedad grave, y no desencadena problemas mayores de salud. La persona con el síndrome vive tanto como un no portador de la enfermedad y con la misma calidad de vida.

Bilirrubina baja y alta

El síndrome de Gilbert es más frecuente en el sexo masculino y es causado por alteración en un gen responsable de la degradación de la bilirrubina.

Con la mutación en el gen, la bilirrubina no consigue ser degradada, acumulándose en la sangre y desarrollando el aspecto de piel y ojos amarillos que caracterizan esta enfermedad.

Sin embargo, algunos estudios muestran que los bajos niveles de bilirrubina también son preocupantes y  pueden contribuir al cáncer de pulmón en los fumadores.

De esa forma, es importante mantener la bilirrubina dentro de la normalidad para proteger las células del cuerpo contra una lesión o muerte.

Posibles síntomas= Generalmente, el síndrome de Gilbert no causa síntomas además de la ictericia. Sin embargo, algunas personas portadoras de la enfermedad reportan fatiga, mareo, dolor de cabeza, náuseas, diarrea y constipación intestinal.

¿Cómo se realiza el diagnóstico? El síndrome de Gilbert no es de fácil diagnóstico, pues normalmente no presenta síntomas y la ictericia (ojos amarillos) puede ser a menudo interpretada como una señal de la anemia.

Además, esta enfermedad suele manifestar sólo en momentos de estrés ejercicios físicos intensos, ayuno prolongado, durante alguna enfermedad febril o en el período menstrual en las mujeres.

Para el diagnóstico, además de los exámenes solicitados por el hepatólogo, también se evalúan aspectos físicos de la persona, además de la historia familiar, ya que se trata de una enfermedad genética y hereditaria.

¿Cómo se realiza el tratamiento? No existe ningún tratamiento específico para este síndrome, pero algunos cuidados son necesarios.

Eso ocurre porque algunos medicamentos usados ​​en el combate de otras enfermedades pueden no ser metabolizados en el hígado, que posee la actividad reducida de la enzima responsable del metabolismo de estos medicamentos.

Además, no se recomienda la ingestión de bebidas alcohólicas por las personas que tengan los ojos amarillos y sean diagnosticadas con síndrome de Gilbert, ya que puede haber daños permanentes al hígado y llevar a enfermedades más graves.