Artrosis de cadera: conoce sus causas, síntomas y tratamiento

Rate this post

¿Sufres de artrosis o conoces a alguien que sí padezca de esta enfermedad? La artrosis consiste básicamente en un deterioro del cartílago de nuestras articulaciones corporales que, si bien es común que se debiliten con el paso de los años, diversas causas —como obesidad, actividades físicamente exigentes o herencia genética— podrían ocasionar un temprano desgaste.

La artrosis de cadera es la degeneración de los cartílagos de las articulaciones entre el fémur y la pelvis. Se origina con frecuencia en personas de edad más avanzada, principalmente sobre los 50 años, aunque también se produce inusualmente en pacientes más jóvenes.

¿Cuáles son sus causas?

Existen una gran variedad de causas que pueden generar artrosis, dentro de las más comunes se encuentran la edad, el sexo —ya que tiende a ocasionarse con mayor frecuencia entre las mujeres—, la realización de actividades que demanden gran esfuerzo físico y enfermedades concomitantes (como diabetes, hipertensión, entre otras). También el género es otro factor determinante: si lo común es que la artrosis se desarrolle más en mujeres, cuando se desarrolla en las caderas, los más afectados tienden a ser los hombres.

Principales síntomas

Básicamente son los dolores que se sienten al realizar acciones cotidianas como caminar largas cuadras, subir escaleras o trasladarse dentro de la casa. Asimismo, las molestias se podrían generar en las zonas delanteras o traseras del muslo.

Cuando la enfermedad se encuentra en sus inicios, los malestares cesan al momento de dejar de hacer la actividad; por el contrario, cuando ésta se agrava, los dolores no acaban con facilidad y el realizar acciones básicas se transforma en una tarea bastante dificultosa.

¿Cómo tratarla?

Existen tres alternativas para combatir la artrosis de cadera: el tratamiento no farmacológico, el farmacológico y la cirugía. La primera terapia consta de la corrección de malos hábitos (como realizar esfuerzos físicos inapropiados o mantener una descuidada alimentación) lo que se acompaña de ejercicios especializados, uso de bastón y tratamientos traumatológicos varios. La segunda opción es el consumo de medicamentos bajo receta médica, con la finalidad de controlar el dolor. Por último, está la elección quirúrgica que se debe realizar en caso de que las anteriores no funcionen y que la persona se encuentre muy afectada por este problema.

La prevención de la artrosis de cadera se encuentra en tus manos y comienza desde que somos jóvenes. Sigue estos consejos en caso de padecerla y no dudes en consultar a tu médico ya que, en caso de dejarlo pasar, tu salud y calidad de vida se verían muy perjudicadas.