Qué es la colestasis intrahepática del embarazo

Qué es la colestasis intrahepática del embarazo

Rate this post

La causa por la cual la colestasis intrahepática del embarazo se desarrolla aún no ha sido completamente aclarado. La enfermedad probablemente implica una combinación de factores genéticos, hormonales y ambientales.

Se especula que las hormonas del embarazo actúan directamente sobre el transporte de la bilis en los conductos hepáticos, provocando un retraso considerable de su flujo.

Factores de riesgo: La colestasis intrahepática del embarazo surge casi exclusivamente en el tercer trimestre de gestación y son más frecuentes en gestaciones de gemelos.

El cuadro de colestasis suele mejorar rápidamente después del final del embarazo y es más común en las mujeres que toman anticonceptivos a base de estrógeno y progesterona.

Colestasis en el embarazo: Síntomas

Los principales signos y síntomas de la colestasis  surgen a partir del tercer trimestre de embarazo y son provocados por el aumento de la concentración de bilirrubina en la sangre y su consiguiente deposición en la piel.

El síntoma más característico es la picazón en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, que surge sin que haya ninguna lesión visible en la piel y puede extenderse por el resto del cuerpo, como barriga, tronco y cara.

A pesar de que no haya lesiones inicialmente, la piel puede comenzar a presentar excoriaciones.

Esta picazón es más común por la noche y su intensidad varía de moderada a grave, a punto de entorpecer el sueño de la gestante.

Es importante resaltar que es muy común que las embarazadas tengan algún grado de picazón al final del embarazo, principalmente en la barriga, sin que ello tenga ningún significado clínico.

Sólo cuando el prurito es muy intenso y persistente es que necesitamos preocuparnos por la posibilidad de ser colestasis intrahepática del embarazo.

En aproximadamente el 25% de las gestantes, una a cuatro semanas después del inicio de la comezón, pueden aparecer otros signos y síntomas, como piel amarillenta, pérdida del apetito, náuseas, dolor abdominal, principalmente en el cuadrante superior derecho del abdomen, heces muy claras, grasa en las heces, orina oscurecida, cansancio y demora para coagular la sangre.

La mayoría de las embarazadas con picazón en la fase final del embarazo no tienen colestasis. Pero si el prurito es intenso y en las palmas de las manos y las plantas de los pies, el obstetra debe ser informado.

Diagnóstico de la colestasis

La colestasia en el embarazo se diagnostica cuando la gestante presenta los siguientes cambios:

  • Picazón intensa y persistente, principalmente en las manos y los pies, iniciada en el tercer trimestre de embarazo.

  • Niveles sanguíneos elevados de bilirrubina.

  • Niveles sanguíneos elevados de transaminasas (TGO y TGP).

No es posible prevenir colestasis intrahepática del embarazo. Sin embargo, es importante que la gestante quede atenta a los síntomas y los factores de riesgo, conversando siempre con su ginecólogo obstetra ante cualquier señal de la enfermedad.