Importancia de la ecografía ginecológica para la salud de la mujer

Importancia de la ecografía ginecológica para la salud de la mujer

Rate this post

La ultrasonografía o ecografía ginecológica, realizada por médicos radiólogos y ginecólogos, es un examen complementario de diagnóstico que permite visualizar, con elevado detalle, los órganos pélvicos (útero, ovario y trompas, además de las arterias y venas de la región) y también para acompañar el desarrollo de la gestación.

¿Qué es la ecografía ginecológica? La ecografía es un examen de imagen que utiliza ultrasonidos para evaluar las estructuras anatómicas de nuestro organismo.

Hecha durante la consulta, la ecografía ginecológica permite al ginecólogo ver todos los órganos pélvicos internos. Es muy útil para descartar quistes de los ovarios, malformaciones del útero u otros problemas.

Dependiendo de la edad de la paciente, se puede hacer perfectamente con una sonda vaginal – transvaginal – o sobre la barriga – ecografía abdominal.

Es normal hacer una ecografía ginecológica en caso de dolor pélvico persistente, si hay sospechas de algún problema, y ​​como control para conocer la anatomía interna de la paciente.

Ecografía en ginecología y obstetricia: La ecografía transvaginal o ultrasonografía transvaginal se realiza con la introducción de una sonda propia en la vagina y permite la evaluación más detallada del útero y los ovarios. En los casos de embarazo en la fase inicial es también el examen más indicado.

Ecografía obstétrica: En el embarazo, la ecografía obstétrica permite evaluar la evolución del bebé y de sus órganos. Por regla general, se realizan tres ecografías: ecografía del primer trimestre, ecografía del segundo trimestre o ecografía morfológica y ecografía del tercer trimestre.

Ecografía abdominal 3D

La ecografía 3D y la ecografía 4 D permiten obtener imágenes tridimensionales del feto, pudiendo ser realizadas en cualquier momento del embarazo.

El momento más indicado para lograr una mejor visualización del bebé con la ecografía ginecológica es entre las 26 y 28 semanas de gestación. En ese tiempo, muchos padres ya pueden conocer las facciones del hijo.