Cambios que mejoran el síndrome del colon irritable

Rate this post

colon_irritableDespués de conocer la coloprotología y hacer una consulta, puedes descubrir que eres portador de la Síndrome del Colon Irritable. Sin embargo, esa no es una información para asustarse, sino que un diagnóstico que te permitirá tratar la enfermedad y mejorar su calidad de vida.

Pero en estricto rigor, el colon irritable es una enfermedad que afecta a un gran número de la población, esta dolencia del sistema digestivo, que también se conoce con el nombre de colitis funcional o síndrome de intestino irritable, afecta de igual manera a hombres y mujeres, porcentualmente hablando, y sus causas son desconocidas.

Esta enfermedad presenta un cuadro crónico y recidivante que se caracteriza por el dolor abdominal y los cambios de ritmo intestinal. Hasta el momento solo se pueden reconocer detonadores sicológicos de este síndrome, pero también se han propuesto, sin alcanzar la unanimidad de los especialistas, que el colon irritable también puede ser incentivado por la gastroenteritis, las intolerancias alimenticias, factores genéticos y alteraciones hormonales.
Una buena alimentación puede prevenir las crisis de esta enfermedad, consumiendo comidas bajas en grasas y ricas en proteínas y fibra. Los pacientes aquejados por el colon irritable deben abstenerse de beber alcohol en exceso y el consumo de tabaco.

Además de tener la Coloprotología como gran compañera, los pacientes que sufren de esa síndrome deben tratar su flora intestinal con mucho cuidado en el día a día. Conoce  algunos hábitos sencillos que harán con que el colon funcione mejor:

Protege la flora intestinal con fibra

Los alimentos ricos en fibras promueven la formación adecuada de las heces. Sin embargo, la orientación es consumir con recomendación médica para no contribuir en  episodios más frecuentes de diarrea o estreñimiento .

Productos lácteos

Equilibrar la flora intestinal,, evitando alimentos que alteran la flora y añadir prebióticos en su dieta diaria es una actitud de protección del intestino y el sistema inmunológico.

Algunas especies de prebióticos ayudan en la digestión de la lactosa (azúcar de la leche), reducen el estreñimiento, la diarrea y alivian los síntomas de los pacientes con síndrome de intestino irritable. También estimulan el sistema inmune en la producción de vitamina B y ayudan inhibir la proliferación de las enfermedades de la flora.

Los productos lácteos como la leche fermentada y el yogur son las principales fuentes de estos microorganismos, pero hoy en día ya se venden cápsulas con esas sustancias en las farmacias. Incluso actualmente también encontramos los alimentos que no contienen lactosa y son enriquecidos con prebióticos. Su consumo es seguro y libre para todas las edades.

Lo que se debe evitar:

-          Para mantener la flora intestinal sana es necesario evitar el uso de laxantes de forma continua sin consejo médico.

-          Leche y productos lácteos si eres intolerante a la lactosa

-          Condimentos picantes

-          Alimentos refinados (como la harina y azúcar blanco)

-          Comida industrializada con conservantes y colorantes en exceso

-          Dulces en general, ricos en azúcar

-          Bebidas alcohólicas y gaseosas