Conociendo más sobre el tratamiento de radioterapia

47La radioterapia es uno de los tratamientos contra el cáncer más conocidos. Esta técnica emplea altas dosis de radiación, las que por su poder en el organismo son capaces de destruir las células cancerosas y reducir los tumores.

Debido al alto poder de la radiación, la medicina utiliza este tratamiento desde dos enfoques: uno de tratamiento contra el cáncer, con lo cual la enfermedad puede curarse, impedir que reaparezca o detener su crecimiento. Por otro lado está el poder paliativo, donde la radioterapia permite tratar el dolor y los problemas causados por el tumor. Entre estos síntomas están la dificultad para respirar o la falta de control del paciente de los intestinos y la vejiga

El poder de destrucción de las células no es inmediato, lo que obliga a que el tratamiento deba ser extendido durante días o semanas antes de que se pueda detectar que las células del cáncer empiecen a morir. Tras esto, este proceso de destrucción de las células se sigue extendiendo en el tiempo durante semanas o meses.

Tipos de radioterapia
Existen dos tipos de radioterapia, que se diferencian una a la otra por la forma en que son administradas al paciente.

La primera es la radioterapia de haz externo, en la cual se utiliza una máquina que enfoca la radiación en el cáncer. Este aparato es de gran tamaño y genera una gran cantidad de ruido. Con ella no se toca al paciente, pero sí puede moverse y cincundar alrededor del paciente, permitiendo el envío de la radiación en muchas direcciones. Esta técnica es de gran efectividad cuando se requiere tratar una parte específica del cuerpo, como el pecho en el caso del cáncer del pulmón.

El otro tipo es la radioterapia interna, en la cual la fuente de radiación es introducida directamente en el cuerpo de forma líquida o sólida.

La radioterapia con fuente sólida se denomina braquiterapia, y se utilizan semillas, listones o cápsulas que se colocan en el cuerpo; mientras, la radioterapia líquida se conoce como intravenosa, y en ella la fuente de radiación se inyecta y viaja por todo el cuerpo buscando las células cancerosas.