Cómo detectar un cáncer pulmonar

El cáncer de pulmón es uno de las afecciones pulmonares de mayor incidencia en el mundo, y la complejidad de ello es que su aparición se asocia a factores a los que se expone el paciente y que podrían ser eventualmente controlados (como el hábito de fumar).

5Este tipo de cáncer consiste en un crecimiento exagerado de las células malignas en los pulmones. En caso de no diagnosticarse a tiempo la persona puede entrar a la fase de metástasis, acortando sus posibilidades de sobrevivencia.

En caso de que el médico tratante sospeche de la presencia de la enfermedad, éste le preguntará al paciente para investigar cualquier antecedente familiar o en su historial clínico que pueda representar un factor de riesgo frente a la enfermedad.

Al cruzar el historial médico y la información respecto del examen físico sobre el paciente, el profesional estará posición de realizar una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico.

Citología de esputo
En ella se recoge una muestra de la mucosidad que el paciente expele desde sus pulmones (lo que se conoce como esputo). Ésta se examina bajo microscopio para determinar la presencia de células cancerosas.

Radiografía de tórax
Frente a síntomas de cáncer pulmonar, es recurrente que este estudio sea el primero que el médico ordene. Las imágenes de radiografía simple de tórax se pueden realizar en centros de muestras, hospitales e incluso consultorios.

Tomografía computarizada
Este estudio produce imágenes transversales con gran detalle del cuerpo por medio de los rayos X. Es más probable confirmar la presencia de cáncer por medio de la tomografía, ya que las imágenes muestran el tamaño, la forma y la posición que el posible tumor puede tener dentro del pulmón.

En el caso de que el diagnóstico sea confirmado, a continuación el médico puede indicar más estudios para tener certeza sobre la condición en la que el cáncer de pulmón se encuentra.