Sepa cómo prepararse para un bypass gástrico

Rate this post

prepararse_bypassEl bypass gástrico se realiza con el objetivo de reducir el tamaño del estómago en pacientes con obesidad mórbida y lograr pérdidas de peso mantenidas en el tiempo. Y aunque tenga todas las características de una cirugía estética, realmente no lo es porque es un tratamiento para acabar con la obesidad, y por ende para mejorar la calidad de vida del paciente, como por ejemplo:

1° Reduce los problemas asociados a la obesidad, como la diabetes tipo II, la apnea del sueño, problemas de artrosis, y la hipertensión arterial.

2° Da una apariencia mejorada de la persona, lo que a la vez hace que se incremente la autoestima.

3° Se tiene una mejor movilidad del cuerpo

4° Se cuenta con una mejor capacidad de realizar actividades físicas.

Es por ello que muchas personas con condición de obesas se han realizado este procedimiento.

Algunas consideraciones

Y si estás considerando realizarlo, debes tener en cuenta que debes prepararte para la cirugía.

A continuación algunos consejos sobre cómo prepararte para ello.

-Es recomendable que dos a tres semanas antes de la operación, se siga una dieta líquida.

-Debe dejar el cigarro, o por lo menos evitarlo durante dos semanas antes de la operación, debido a que este puede alterar los efectos de la cicatrización, así como también puede ser perjudicial para el correcto funcionamiento de los pulmones, alterando la oxigenación de la sangre.

-En el caso de que tome medicamentos para controlar la diabetes, hipertensión, o cualquier otro problema debe avisar a su doctor para que evalúe su caso en particular. Pero lo que sí debe suspender es la aspirina o ácido acetilsalicílico, a no ser que padezca importantes problemas cardiovasculares.

-No es preciso guardar reposo antes de la operación, tampoco menos ejercicio de lo habitual; debido a que esto no afecta la operación.

Conoce sus principales beneficios
Como planteamos en las líneas anteriores, el bypass gástrico es una cirugía en donde el estómago se hace más pequeño, siendo muy efectiva para aquellas personas que desean una mejor calidad de vida, con menos kilos de peso.
Posterior a la cirugía, las personas deben llevar a cabo una dieta muy estricta, recordando que el estómago posterior a la cirugía es radicalmente más pequeño que antes, por lo que las cantidades de alimentos son significativamente menores. Es así como tu nutricionista de cabecera, al menos en un principio, debe recetarte una dieta que ter permita ir asimilando la nueva forma de tu órgano intestinal.
El ejercicio resulta ser un factor clave, debiendo ser practicado lo más inmediatamente posible, ya que de esta manera el organismo comenzará a quemar grasa y no músculos. Además, la actividad física te ayudará a bajar de peso y, por lo tanto, contribuirá al bienestar post-operatorio en el largo plazo.