Archivos de la categoría Trastornos del sueño

Apnea del sueño: signos a los cuales prestar atención

33La apnea del sueño describe un grave desequilibrio en la actividad del organismo, que genera una interrupción en nuestra capacidad de respirar mientras dormimos.

Las causas de este trastorno, entre cuyos síntomas están el dejar de respirar por más de diez segundos y los ronquidos, vienen de nuestra herencia genética. Esto ocurre porque el paciente nace con una debilidad en la resistencia que desarrollan las paredes de su vía aérea superior, lo que finalmente hace colapsar el paso del aire.

Los síntomas que pueden ayudar a detectar una apnea del sueño son la dificultad de despertar durante, lo que también va de la mano con una somnolencia diurna excesiva, además de la falta de descanso que sea reparador, dificultad para concentrarse y utilizar las capacidades de la memoria. Otros síntomas fisiológicos son: sensación de resequedad en la garganta al momento de despertar, necesidad de orinar varias veces en la noche y poca energía para realizar las actividades de la jornada.

El síndrome de la apnea del sueño es definido como un trastorno del sueño que afecta la vía aérea superior, donde se provoca una obstrucción intermitente, parcial o total del paso del aire. Esto tiene una directa  consecuencia en la falta de oxigenación de la sangre de forma discontinua, lo que puede ocurrir decenas de veces en una noche.

Señales de alerta sobre la apnea
Los especialistas explican que los síntomas que trae este síndrome son los que permiten diagnosticar la apnea del sueño. En los adultos los efectos más recurrentes son las fallas en la concentración y la memoria,  una mayor fatiga física y mental, cambios de humor, menos resistencia al manejo del estrés, además de una mayor vulnerabilidad del sistema inmune.

Cuando estas señales se hacen presentes, los médicos recomiendan hacer una breve observación para conocer la gravedad de la posible apnea del sueño que la persona puede tener. Esto puede observarse cuando la persona esté dormida. Si en un lapso de quince minutos el paciente deja de respirar por más de diez segundos más de dos veces, es necesario que se busque ayuda profesional.