Archivos de la categoría Sillas

Silla adecuada

Eligiendo la silla adecuada para nuestro cuerpo

A la hora de comprar sillas ergonométricas, se ha de tener una serie de precauciones. En primer lugar, hay que tomar en cuenta la biomecánica propia del cuerpo sentado, esto es, se ha de comprender que este sufre un considerable estrés mientras se encuentra sobre una silla. Existen dos venas en las piernas que trasladan sangre al corazón. Cuando uno se encuentra sentado, la circulación no fluye del mismo modo que andando o corriendo o incluso de pie. También se ha de estimar que la pelvis recibe en ese momento todo el peso sobre las puntas. Otras partes del cuerpo en sufrir este estrés son la columna vertebral y los discos. Estos, que se encuentran en las vértebras, no poseen fluido propio, sino que lo reciben precisamente del movimiento. Para mantener la columna erguida, se necesita un respaldo específico.

Cómo elegir sillas ergonométricas

Postura al sentarseCuando se pasa de una postura erguida a otra sentada, la pelvis entra en rotación y la región lumbar se aplana. De este modo, se pierde el equilibrio natural en la columna por lo que los músculos realizan un esfuerzo extra, provocando dolor. Los discos lumbares sufren igualmente y llegan incluso a desarrollar hernias. La región dorsal, normalmente rígida, actúa en estos casos como palanca incrementando la presión sobre los discos. Sería el mismo esfuerzo que se haría con un peso de 10 kilos con el torso echado hacia delante. Con una silla ergonométrica, se reduce el estrés sobre la columna. Por eso, una silla ha de ser estable y segura con un asiento donde se distribuya adecuadamente el peso y un buen respaldo.

Silla de oficina

Cuál es la mejor silla de oficina para comprar en invierno

La temporada otoño-invierno es una época del año en la que el tiempo, muchas veces, se convierte en el peor enemigo. El viento, el frío, la lluvia y la nieve suelen ser los causantes de que apetezca menos hacer ejercicio o salir a la calle. Las personas que trabajan en oficinas, sentadas delante de un ordenador, necesitan disponer de una silla cómoda, con un buen respaldo para no padecer de dolores cervicales ni de espalda.

Una de las cualidades indispensables para una silla de oficina es que debe ser ergonómica. Esta característica permite que cada persona pueda ponerla en la posición que más se adapte a su cuerpo. De esta forma, pasar muchas horas sentado en ella no se convierte en algo pesado y molesto. Lo que define una silla de escritorio como esencialmente ergonómica, es lo siguiente:

Silla ergonómica- La comodidad entre la primera vez y las consecutivas no difiere. Una silla ergonómica siempre es y será cómoda.

- Debe tener una palanca, o varias, para hacer ajustes básicos, ya que no todas las personas poseen las mismas características físicas. Se considera que una de ajuste neumático es ideal.

- El asiento debe ser ancho y ajustable a la altura necesaria. Asimismo debe estar ligeramente inclinado hacia abajo para no causar problemas circulatorios.

- El respaldo debe tener unas características adecuadas a la curvatura de la columna. Se considera que no apoyarse de manera correcta en la silla puede provocar pequeños desgarros del músculo y también es causa de la caída de hombros. Por ello, la silla debe tener soporte lumbar, siendo ajustable a la necesidad del usuario.

- El reposabrazos debe permitir que el ángulo entre la parte superior del brazo y el antebrazo sea de 90 grados, siendo el codo el que lo regula. Se aconseja buscar uno que se adapte correctamente, de forma que los brazos y los hombros queden correctamente situados. Una vez más, es importante que la altura sea ajustable para que la mesa quede a la altura de la silla.

Además de las características mentadas arriba, las sillas de oficina suelen tener cinco patas con ruedas. Este atributo puede no parecer indispensable, pero las ruedas ofrecen al usuario la libertad de modificar su posición mientras trabaja y, además, le permiten moverse libremente por el despacho. Las mejor valoradas son aquellas que permiten usar ruedas diferentes en función de la superficie sobre la que se encuentran.

Hasta este punto, las características para la venta de sillas de oficina son iguales durante todo el año, ya que el factor de ergonomía es imprescindible. Sin embargo, algunos atributos harán que una silla sea más apropiada para ser adquirida en invierno.

Material, factor que marca la diferencia

En invierno es muy importante resguardarse de las inclemencias del tiempo, especialmente del frío. Es por este motivo que las sillas de oficina deben estar hechas del material adecuado para mantener una temperatura idónea, ni muy calurosa ni muy fría. La temperatura también es un factor que influye en la comodidad a la hora de realizar una tarea, ya sea en el trabajo o en otra situación. Por ello, no es recomendable elegir los materiales opuestos a los usados en verano, pero sí mantener algunos de sus atributos y modificar o añadir otros para que el usuario disponga de la comodidad necesaria. Los más recomendables son los transpirables, es decir, los que permiten una ventilación adecuada. Además, para la época más fría del año, son más adecuados algunos materiales más pesados, que no tienen un tacto frío, ofreciendo una mayor comodidad al usuario.

Por todo ello, la estructura de una silla de escritorio siempre debe priorizar en la comodidad y la salud del usuario, siendo el factor ergonómico capital en cualquier época del año. No obstante, el material marcará la diferencia fundamental en la venta de sillas de oficina durante la estación invernal. Es necesario, por ello, tener en cuenta características como el tacto o la ventilación.

No se debe olvidar, sin embargo, que en la adquisición de una silla de oficina influyen mucho las opiniones y características de cada persona. Su constitución y sus gustos marcarán la diferencia definitiva.