Archivos de la categoría Cáncer

Cómo aporta la medicina nuclear en el tratamiento de cánceres

Uno de los campos más avanzados en el desarrollo de la investigación en salud es la medicina nuclear. En esta especialidad se destaca el uso por parte de los profesionales de radiaciones ionizantes para el diagnóstico y tratamiento de ciertas enfermedades, por medio de los isótopos radiactivos que emiten.

IMG_8170En ese sentido, los estudios relacionados a la medicina nuclear entregan la posibilidad de ayudar a los doctores a detectar tumores y ver el avance que el cáncer tiene en el cuerpo del paciente o cuando éste se ha propagado. Al mismo tiempo, el diagnóstico por medios nucleares permite medir la efectividad que los tratamientos oncológicos tienen sobre la enfermedad.

En su uso, la medicina nuclear no causa dolor en la persona a la que se va a diagnosticar, y por lo general se transforman en tratamientos ambulatorios, en los que no se requiere hospitalización.

Tipos de especialidades en la medicina nuclear
En la medicina nuclear existen distintas especialidades, que van variando de acuerdo a las necesidades de imágenes que el médico tratante esté requiriendo en el momento.

Entre los estudios que comúnmente se utilizan para los tratamientos de cáncer se encuentran:

- Las gammagrafías óseas

- Las tomografías por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés)

- La gammagrafía tiroidea

- Las exploraciones MUGA (ventriculografía nuclear)

- Las gammagrafías con galio

La medicina nuclear crea imágenes utilizando los principios que rigen la química del cuerpo (como por ejemplo el metabolismo), lo que la diferencia de la imagenología común, que realiza sus diagnósticos por medio de la anatomía y la estructura.

Al momento de ejecutar un diagnóstico de medicina nuclear, los médicos utilizan ciertas sustancias líquidas denominadas radionúclidos (que también son conocidos como marcadores o radiofármacos), que son los que liberan niveles bajos de radiación para formar las imágenes.

Utilidades del tratamiento de radioterapia

La radioterapia ha sido largamente difundida como tratamiento en la lucha de distintos cánceres existentes hoy en día.

7Para entenderla, hay que referirse al principio sobre el que actúa la radiación. Ésta es descrita como un tipo de energía que va de un lugar a otro por medio de onda o partículas. Aplicada en la medicina, la radicación de alta tecnología permite modificar o destruir células; por lo tanto, este efecto es el que se aplica sobre el cáncer para eliminar las células del cáncer o aminorar el crecimiento de un determinado tumor.

Muchas personas se han beneficiado de los efectos de esta terapia, la que por supuesto no está exenta de problemas secundarios sobre el paciente. Sin embargo, también tiene beneficios directos sobre la calidad de vida de la persona.

Cuán útil es el tratamiento de radioterapia

Muchos temen que por la utilización de energía radioactiva, los pacientes puedan tener el riesgo de desarrollar un segundo tumor. Sin embargo, un reciente estudio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos ha determinado que sólo se le puede atribuir a un 8 por ciento de los casos de re aparición del cáncer a la radioterapia. Para alcanzar esta cifra se analizaron cerca de 12 mil registros médicos fechados entre los años 1978 y 2007, lo que da cuenta de la fidelidad que representa a cifra.

Otra ventaja, frente a otros tipos de tratamiento que afectan a todo el cuerpo como la quimioterapia, es que la radioterapia se utiliza en zonas localizadas del cuerpo, y aunque no es una terapia 100 por ciento inocua, sus efectos secundarios se pueden limitar a una zona específica y no al paciente entero.

También encontramos el factor de efectividad de esta terapia. Cuando se utiliza en fases tempranas de la enfermedad de cáncer, es factible que el tratamiento pueda detener la propagación del cáncer en el resto del cuerpo.

Por otro lado, dado a su naturaleza “focal”, la radioterapia es utilizada para eliminar las células cancerígenas que no pudieron ser removidas del todo luego de una cirugía de extirpación de un tumor.

Cómo detectar un cáncer pulmonar

El cáncer de pulmón es uno de las afecciones pulmonares de mayor incidencia en el mundo, y la complejidad de ello es que su aparición se asocia a factores a los que se expone el paciente y que podrían ser eventualmente controlados (como el hábito de fumar).

5Este tipo de cáncer consiste en un crecimiento exagerado de las células malignas en los pulmones. En caso de no diagnosticarse a tiempo la persona puede entrar a la fase de metástasis, acortando sus posibilidades de sobrevivencia.

En caso de que el médico tratante sospeche de la presencia de la enfermedad, éste le preguntará al paciente para investigar cualquier antecedente familiar o en su historial clínico que pueda representar un factor de riesgo frente a la enfermedad.

Al cruzar el historial médico y la información respecto del examen físico sobre el paciente, el profesional estará posición de realizar una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico.

Citología de esputo
En ella se recoge una muestra de la mucosidad que el paciente expele desde sus pulmones (lo que se conoce como esputo). Ésta se examina bajo microscopio para determinar la presencia de células cancerosas.

Radiografía de tórax
Frente a síntomas de cáncer pulmonar, es recurrente que este estudio sea el primero que el médico ordene. Las imágenes de radiografía simple de tórax se pueden realizar en centros de muestras, hospitales e incluso consultorios.

Tomografía computarizada
Este estudio produce imágenes transversales con gran detalle del cuerpo por medio de los rayos X. Es más probable confirmar la presencia de cáncer por medio de la tomografía, ya que las imágenes muestran el tamaño, la forma y la posición que el posible tumor puede tener dentro del pulmón.

En el caso de que el diagnóstico sea confirmado, a continuación el médico puede indicar más estudios para tener certeza sobre la condición en la que el cáncer de pulmón se encuentra.

Qué es el cáncer pulmonar

El cáncer pulmonar es una enfermedad grave caracterizada por la presencia de síntomas como tos, ronquera, dificultad para respirar y adelgazamiento.

A pesar de la gravedad, el cáncer pulmonar tiene cura cuando se identifica en tiempo precoz, pero su tratamiento, que se puede hacer con cirugía, radioterapia o quimioterapia, puede durar meses o hasta años. Por eso, lo mejor para la salud es prevenir ese tipo de enfermedad.

cancer_pulmonar

El cáncer de pulmón es más común entre los fumadores, siendo la causa de casi el 90% de los casos. Sin embargo, también puede surgir en pacientes que están expuestos al humo del cigarrillo o a sustancias químicas consideradas cancerígenas, como Carbono o Plomo, por ejemplo.

Tipos de cáncer pulmonar

Los tipos de cáncer de pulmón se clasifican en etapas, de acuerdo con las regiones afectadas e incluyen:

Etapa 0: el cáncer sólo se encuentra en algunas células del pulmón;

Etapa 1: el tumor está presente sólo en el pulmón;

Etapa 2: el cáncer se extiende a los tejidos e internos cercanos del tumor;

Etapa 3: cáncer de pulmón con metástasis, que se extiende hacia las profundidades de la tráquea, pared torácica o diafragma;

Etapa 4: cáncer de pulmón avanzado con la aparición de metástasis en otros órganos, como metástasis cerebrales, por ejemplo.

IMPORTANTE: Cuanto mayor sea la etapa del cáncer de pulmón, más difícil será alcanzar la cura.

Síntomas de cáncer de pulmón

Los síntomas iniciales de cáncer de pulmón incluyen tos seca y ronquera, sin embargo, otros síntomas de cáncer de pulmón pueden incluir:

  • Tos inicialmente seca y posteriormente con sangre.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en la espalda.
  • Adelgazamiento sin causa aparente.
  • Dificultad para tragar.
  • Chiado al respirar y dolor en el pecho.

En presencia de estos síntomas, el individuo debe buscar un neumólogo para que tome las medidas necesarias. El médico puede solicitar exámenes como: radiografía, tomografía computarizada, biopsia, entre otros exámenes para diagnosticar la enfermedad.

Qué es la medicina nuclear

La medicina nuclear es uno de los métodos de diagnóstico por imagen que utilizamos actualmente, así como la radiología, la tomografía computarizada, la resonancia magnética y el ultrasonido. Su funcionamiento es simple y se basa en las reacciones químicas del metabolismo humano. med

Medicina nuclear: sacando provecho de fenómenos bioquímicos

Sabemos que nuestros huesos están compuestos de calcio, fósforo y otros minerales.

Cuando, sea por medio de alimentación, hidratación o otras formas, estas sustancias aparecen en el organismo, los huesos inmediatamente las atraen para sí. La medicina nuclear por su vez, saca provecho de ese fenómeno bioquímico.

Para realizar un diagnostico con la medicina nuclear, por ejemplo, es necesario que los doctores mezclen el fosfato – sustancia que contiene fósforo – con otra sustancia de baja radiactividad. Esta mezcla, llamada radiofármaco o contraste radiactivo es liquida y se inyecta en la vena del paciente.

Luego cuando los huesos empiezan a extraer el fosfato de la sangre, la persona es acostada en una mesa especial que posee un cristal arriba y otro abajo, conocida como gammacámara, un aparato que registra la radiactividad del órgano en estudio y a continuación se obtienen las imágenes.

Cómo ocurre el diagnostico

La radiactividad emitida por el fosfato y, consecuentemente, por los huesos, propaga ondas electromagnéticas que sensibilizan los cristales, haciéndoles parpadear y enviar esa información a un computador. El resultado es un diseño casi perfecto de los contornos de cada hueso de la persona y en el caso de cualquier alteración (un cáncer o otra enfermedad) la tendencia es que en la región afectada, el hueso atraiga mucho más fosfato que un hueso sano, lo que hace que el área quede demarcada.

Indicaciones

A pesar de ser más conocida para fines de diagnósticos por imagen, la medicina nuclear es también indicada en casos de tratamientos terapéuticos para algunas enfermedades, como el cáncer de tiroides y los dolores óseos causados ​​por metástasis ósea.

Por qué el cáncer de pulmón es el que más vidas cobra cada año

45Durante febrero diversas entidades de salud celebran el denominado mes de la lucha mundial contra el cáncer, ya que precisamente un día especial dedicado a esta enfermedad se conmemora el 4 de febrero. Este mal se trata de un tipo de enfermedad del que sólo existen síntomas cuando el daño está muy avanzado, e incluso hay pacientes que pueden desarrollarlo sin siquiera fumar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el cáncer pulmonar es el más letal de todos los tipos de cáncer, y cada año existen 1 millón 800 mil casos nuevos casos de personas que padecen esta enfermedad.

Las causas de por qué esta enfermedad es uno de los tipos de cáncer más mortíferos es porque justamente por sus características, el cuerpo sólo expresa síntomas y señales una vez que el estado del cáncer está muy avanzado. En este estado, según los especialistas, son pocas las posibilidades de sobrevida y buen diagnóstico.

En promedio, uno de cada cuatro diagnósticos alcanza a diagnosticarse a tiempo para alcanzar la cura mediante la cirugía quirúrgica.

¿Cuáles son los síntomas a los cuales prestar atención?
Cuando se habla de cáncer pulmonar, algunos de los síntomas visibles son la presencia de tos, expectoración de sangre, sensación de falta de aire, agitación y dolor en el pecho.

La forma en que se podría detectar precozmente este padecimiento sería un análisis anual a todos los fumadores mayores de cuarenta años que hayan consumido una cajetilla por día de cigarrillos al día como promedio durante veinte años. Esto debería realizarse con una tomografía de tórax.

El problema de esto es que no es un estudio fácil: este examen es de alta complejidad, costoso e implica una exposición a la radiación. A diferencia del cáncer de mama, que se detecta mediante un examen más sencillo y accesible, es difícil incorporar el sentido de prevención y autocuidado en los fumadores.

La cirugía robótica como punta de lanza de la tecnología médica

35La historia de la medicina en el siglo XXI ha dado luz entre robótica y técnica quirúrgica. En efecto, en estos primeros años del nuevo milenio es que asistimos al desarrollo y nacimiento de la cirugía robótica, la que promete seguir empujando los cambios en la salud de una forma vertiginosa

Este tipo de procedimiento ya es una realidad y está siendo utilizado en todas partes del mundo para realizar intervenciones donde la precisión es un requerimiento en el tratamiento del cáncer de próstata, el cáncer cervicouterino o el cáncer colo-rectal. También podemos encontrar otras patologías de alta complejidad que se sirven de esta tecnología, como las operaciones urológicas, ginecológicas y cardiacas.

Esta técnica revolucionaria no implica que los doctores dejen en manos de la inteligencia artificial el destino y realización de cada cirugía. Aquí es el médico el que sigue teniendo el control en el quirófano, aunque su trabajo lo hace desde una silla ergonómica mirando una pantalla. A través de un complejo sistema de visualización y mandos a distancia, los especialistas pueden lograr mayor precisión, un menor riesgo de sangrado, menor riesgo de complicaciones y menos cansancio.

Robots con escalpelo
El denominado robot Da Vinci es uno de los modelos que se han convertido en estándar médico a nivel internacional, y ya hay más de cuatro mil de ellos que se encuentran en funcionamiento repartidos en todo el mundo.

Estados Unidos es el principal mercado de este tipo de equipamiento, y en esta nación ya cuentan con unos dos mil trescientos aparatos robóticos. América Latina no se queda atrás, y los países que lideran su uso son Brasil, Argentina, Colombia, Venezuela y Chile.

A pesar de las características anteriormente expuestas, actualmente un grupo de científicos norteamericanos del Sistema Nacional de Salud de Niños de Estados Unidos se encuentran desarrollando el prototipo de un robot cirujano que cuente con mayor autonomía para realizar automáticamente intervenciones quirúrgicas.

El aparato, conocido bajo el nombre de STAR, pretende sacar el factor humano de la medicina, para así iniciar el camino hacia una automatización que asegure menos complicaciones, más seguridad y eficacia en el desarrollo de cirugías.

Dejando de fumar: el poder de las marcas

34Las marcas no sólo designan a un producto mediante un logo una etiqueta. El poder e influjo que tienen va más allá del consumo del producto: existen una ilusión, un valor e incluso estilos de vida que se transmiten tras de sí.

Las marcas de tabaco no son ajenas a esto, y casi en su totalidad han alentado valores masculinos y de estilos de vida atractivos como el gran gancho de campaña de su publicidad.

Ahora, ¿qué ocurriría en el caso de que se dejaran de lado las marcas y el comercio de tabaco estuviera ligado netamente al producto final, el cigarrillo?

Esta pregunta y los distintos efectos que esta situación tendría en los hábitos de consumo de la población ya comienzan a ser analizados por gobiernos en todo el mundo (incluido Chile), como una forma de seguir imponiendo restricciones a la venta y consumo de tabaco.

El valor del capital cultural de una marca puede llegar a ser brutalmente tangible. Por ejemplo, la duodécima marca más valiosa del mundo es justamente una de cigarrillos (Marlboro), esto según el ranking BrandZ 2016. Su valor se encuentra calculado en US $84.143 millones de dólares, lo que la sitúa por encima de grandes gigantes comerciales como Coca-Cola, Disney, Starbucks, Nike y Totoya.

Evidencia clara
En esa línea, un estudio científico publicado en la revista Addictive Behaviors Reports se dedicó a analizar la importancia de la construcción de marca en la venta de tabaco, y cómo puede este factor ser decisivo en futuras políticas para dejar de fumar.

La idea comenzó a partir de lo sucedido el 2012, cuando en Australia comenzó a regir una normativa que obligó a todas las tabacaleras a reemplazar sus empaques por uno estándar, con un color, logo y tipografía neutra compartida por todos. En los años siguientes se sumaron a esta idea Francia, Reino Unido, Irlanda y Nueva Zelanda.

Los resultados arrojaron que los fumadores sí se sintieron influidos para dejar de fumar, mientras que la ausencia de marcas eliminó una serie de valores asociados a ellas como la rebeldía, el atractivo, la madurez y la masculinidad.

La medicina nuclear como una aliada contra el cáncer infantil

41El cáncer, y sobre todo la incidencia que tiene en los niños y adolescentes, es una de las problemáticas que hoy generan preocupación en toda América Latina y el Caribe, región en la que actualmente se registran ocho mil fallecimientos cada año.

Los tratamientos contra este mal se siguen investigando y desarrollando, y la medicina nuclear es uno de los aliados de los especialistas para realizar mejores diagnósticos y controlar de forma más certera el comportamiento que el cáncer tiene en el organismo.

Según el Organismo Internacional de Energía Atómica, este tipo de medicina aplicada por los doctores durante las evaluaciones permite que se puedan disminuir los costos para los pacientes y la necesidad de realizar intervenciones quirúrgicas innecesarias. Lo anterior hace que se pueda tener una mejor expectativa de sobrevida.

Las ventajas de una técnica unida a los átomos
El tipo de diagnóstico que permite la medicina nuclear también hace posible que en el caso de que se requiera cirugía, el equipo médico tiene un mejor conocimiento sobre el estado del paciente y puede preparar de mejor manera la operación.

También, los tratamientos necesarios contra el cáncer también se pueden definir mejor. Por ejemplo, utilizando la imagenología, se puede evaluar la efectividad de un tratamiento de quimioterapia en un paciente, y en caso de que no se hayan obtenido los resultados esperados, se puede cambiar la terapia para lograr la mejora necesaria.

Los especialistas destacan de la medicina nuclear el hecho de que permita observar los cambios funcionales en el paciente, que están precediendo a los cambios morfológicos. En muchos casos los oncólogos requieren realizar cambios moleculares muy pequeños que no pueden ser detectados con una radiografía.

De esta forma,  la medicina nuclear se describe como una técnica terapéutica y de diagnóstico, que utiliza pequeñas cantidades de material radioactivo para ser introducidas en la vía metabólica. Éste emite rayos gama, un tipo de energía detectada durante el examen los equipos especiales que se utilizan. Así es posible realzar imágenes del interior del organismo en profundidad.

El ejercicio no solo vence a los kilos, sino también al cáncer

13Una importante relación entre el impacto de un estilo de vida saludable, con mucho ejercicio de por medio, y la reincidencia del cáncer es lo que recientemente expertos en oncología han logrado determinar.

Esta es la principal conclusión que se desprende de una revisión que se basa en las últimas publicaciones en la materia expuestas a la comunidad científica en el Canadian Medical Association Journal.

El trabajo, a cargo del Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook de Toronto, explica que de todos los tipos de estilos de vida que los pacientes que han superado el cáncer han tomado, una rutina basada en ejercicio físico y la prevención del aumento de peso puede reducir importantemente las posibilidades de que el cáncer reaparezca.

De todos los tipos de cáncer, es en el de mama donde las diferencias y mejores expectativas tienen mejores resultados.

Los encargados del estudio señalan que un aumento del 10 por ciento del peso corporal después de un diagnóstico hace que se eleven la mortalidad por cáncer de mama y la mortalidad por otras causas.

Esta importante relación entre la vida saludable y la reincidencia del cáncer se estableció tomando como fuente a 67 artículos publicados, a partir de los cuales se examinan estilos de vida y diversas conductas como el peso, la dieta, el tabaquismo.

Nuevas recomendaciones para los pacientes de cáncer
A partir de esta relación, los expertos en oncología podrán encontrar nuevos caminos para el tratamiento de sus pacientes y también las terapias que siguen a un tratamiento exitoso de tumores.

Entre las recomendaciones que se presentan están el evitar el aumento de peso realizando al menos treinta minutos de ejercicio de impacto moderado al día, cinco veces a la semana, o bien 75 minutos de ejercicio vigoroso por semana. A esto se tienen que sumar entre dos a tres sesiones de entrenamiento dirigido a los grupos musculares para fortalecer el cuerpo.