Síntomas de problemas en la próstata

Rate this post

El cáncer a la próstata es uno de aquellos que cuando se tienen los primeros síntomas, usualmente ya es demasiado tarde. Por lo mismo, un monitoreo frecuente y una detección temprana son extremadamente importantes para hombre sobre los 50 años, que son el grupo de mayor riesgo.

problemas_prostataEl Instituto de Urología y Medicina Sexual español, recomienda realizarse exámenes anuales, ya que en caso de ser detectado en etapas tempranas, las probabilidades de curación son muy altas, cercanas al 80%. El examen consiste en la palpación directa por parte del urólogo, quien comparará estos resultados con pruebas de sangre para diagnosticar o descartar un posible cáncer.

Aspectos a tener en cuenta

Y aún hoy en día es motivo de vergüenza. La percepción que ellos tienen frente al examen debe cambiar para mejorar el pronóstico de la enfermedad y, por ende, la vida misma. Por ello, siempre vale la pena prestar atención a los siguientes síntomas:

- Anomalías al orinar como flujo urinario lento o debilitado, es decir baja presión al orinar. Si esto sucede lo mejor es ir al médico.
- Necesidad de orinar con más frecuencia, especialmente de noche
- Sangre en la orina o el semen
- Dificultad para lograr una erección
- Dolor de caderas, espalda, tórax, esto puede significar que el cáncer se ha propagado a los huesos
- Debilidad o adormecimiento de piernas y pies
- Pérdida de control de la vejiga
- Dolor al orinar
- Molestias al estar sentado, causadas por el agrandamiento de la próstata

- Se recomienda el tacto digital (para encontrar anomalías como pequeños bultos).

- En personas con una próstata saludable el caudal de esta excreción no debe estar disminuido ni tener baja presión, sino ser potente, como un chorro de agua.

Con todo, estos síntomas también se presentan para otra enfermedad de la próstata que es más común y no es cáncer. Se trata de la hiperplasia prostática benigna, que consiste en el crecimiento de la próstata y también causa un aumento en la frecuencia de las ganas de orinar.

Para salir de dudas el médico realizará un examen físico, además de un examen de sangre para medir la presencia del antígeno prostático específico (PSA), el cual arrojará resultados más precisos. Otra prueba puede ser la ecografía transrectal, la introducción de una sonda para sacar imágenes de la próstata.