Cómo alimentarse después de un bypass gástrico

Rate this post

bypass_gastricoEn las personas que sufren de obesidad, una de las cirugías bariátricas más realizadas es el bypass gástrico. Esta intervención consiste básicamente en reducir el tamaño del estómago haciendo que los alimentos pasen directamente desde éste al final del intestino. Con esta cirugía la sensación de saciedad se logrará con mucha menos comida lo que implica la baja considerable de peso.

Pero si bien un bypass gástrico asegura la pérdida de peso, el éxito de esta intervención depende en gran medida del comportamiento que el paciente tenga después de la cirugía. Sólo con una dieta balanceada y ejercicio será posible que los resultados obtenidos se puedan mantener a largo plazo.

Todo el proceso post operatorio debe ser vigilado de cerca por su médico tratante, será él quien le aconseje respecto a los alimentos ideales para una primera etapa y cómo hacerlo para recibir de igual manera todos los nutrientes que necesita.

Durante el primer mes, luego de la cirugía, será necesario llevar una dieta blanda, es decir que los alimentos deben triturarse y privilegiar los alimentos líquidos. De esta forma se evita que el estómago trabaje demasiado y puede recuperarse con rapidez. Los ingredientes más duros los puedes ir incluyendo poco a poco, por ejemplo carnes blandas, como el pollo, los puedes ingerir en pequeños trozos o molidos.

Uno de los cambios más notorios en la alimentación tiene que ver con las cantidades que consumes. Al tener un estómago reducido sentirás rápidamente la saciedad y ese es el momento de dejar de comer. En estos casos no hay pie para los atracones de comida hambre, eso será perjudicial para tu estómago y puedes ocasionar dolores agudos, además de echar por tierra todo lo conseguido por la cirugía.

Puedes iniciar probando con porciones que sean 1/4 de lo que antes consumías. Esta etapa consiste en gran medida en un entrenamiento a tu cerebro, es la mente la que debe asociar la nueva capacidad de tu estómago y evitar servir más comida de la que realmente podrás consumir.

Algunas recomendaciones en los alimentos a consumir

Una operación de esta categoría, suele para muchos la solución en la pérdida de peso y no se trata de un mito, pero la magia no ocurre por si sola y de suma importancia que el paciente tome conciencia de que el objetivo principal es eliminar de raíz lo malos hábitos alimenticios que estaba teniendo antes de la cirugía. Por esta misa razón, el rol del nutricionista esta tan relevante ya que es el único profesional a cargo que puede orientan y cambiar la forma de alimentarse y ver los alimentos. Porque no se trata de comer por comer, sino de ingerir los nutrientes que el organismo necesita.

De esta manera, todo lo que se vaya a ingerir durante los tres primeros meses luego de la operación deben ser porciones pequeñas y blandas, con el fin de que el estómago no tenga que trabajar más de lo debido. Será tu médico quien podrá autorizar luego de este tiempo, la ingesta de otro alimentos mucho más duros y de difícil digestión como granos y frutos secos.

Principalmente, el cambio radica en que ya no comerás tres porciones diarias de comida, donde tratabas de abarcar la mayor cantidad de alimentos posibles en una sola ingesta. Ahora, las comidas deben ser cinco y en porciones mucho más pequeñas, acostumbrando al organismo a saciar el hambre cuando debe ser y sobre todo a comer más sano.