Cambia tu vida y previene el cáncer pulmonar

Rate this post

Muchas pueden ser las causas de cáncer pulmonar, sin embargo, las formas de reducir las probabilidades y prevenir esta enfermedad también son diversas. Esto significa que una persona que quiere prevenir ese tipo de cáncer tiene muchos medios de hacerlo y puede comenzar el cuanto antes.

¿Qué es el cáncer pulmonar?

El cáncer de pulmón se define por un tumor que se desarrolla en el tejido pulmonar. Hay dos formas principales de cáncer, el “cáncer de las células pequeñas” (que corresponde a alrededor del 20% de los casos) y el “cáncer de las células no pequeñas” (el 80% de los casos).

El cáncer pulmonar es un tumor maligno, siendo que el tipo de “células pequeñas” es más agresivo y se desarrolla con gran rapidez.

El hábito de fumar o de estar expuesto al humo aunque no sea fumador, es una de las principales causas del cáncer de pulmón. Los datos muestran que 9 de cada 10 casos de cáncer de pulmón se debe al cigarro.

Desafortunadamente, los síntomas del cáncer de pulmón son raramente nítidos y específicos, sin embargo, aquí hay algunos síntomas que deben ser cuidadosamente observados:

- Pérdida de peso.

- Tos regular que aparece sin motivo alguno.

- Expectoraciones con presencia de sangre.

- Dolor en el pecho.

- Ruido y alteración de la voz

- Dolores de cabeza y dolores en los huesos

El fumador, las personas que conviven con fumadores o que tienen la enfermedad en el historial familiar, siempre deben consultar un médico para una consulta completa y exámenes detallados para un diagnóstico precoz.

Descubre como algunos cambios en la vida cotidiana pueden ayudarte a prevenir esta enfermedad:

Comer alimentos saludables 

Cuando hablamos de la necesidad de una buena alimentación para la calidad de vida, también nos acordamos que ese es el punto clave para la prevención de diversas enfermedades, incluso el cáncer pulmonar.

Para realizar una dieta saludable el primer paso es enriquecerla con frutas, verduras, granos, entre otros alimentos naturales. Reducir grasas, alimentos procesados y azúcar también son determinantes en ese proceso.

Hacer actividades físicas regularmente

El impacto de la actividad física en el cáncer de pulmón también es significativo. Un estudio norteamericano mostró que las mujeres no sedentarias son 23% menos propensas a desarrollar cáncer de pulmón, con una reducción del 28% de los casos entre las fumadoras y el 37% de las ex fumadoras.

Para que los resultados sean realmente efectivos la actividad física debe ser regular, o sea, es necesario dedicar un poco de tiempo todos los días a la práctica. Acuérdese de que ni siempre la dificultad de la actividad es un factor importante, por veces la disciplina y la determinación del tiempo son mucho más importantes en ese caso.

Aléjese del cigarro

El tabaquismo es una de las principales causas evitables de cáncer en el mundo.  Además de dejar de fumar, es también importante dejar de tener contacto con el humo del cigarro pasivamente, especialmente cuando hablamos de niños.

Las componentes que traen los cigarros llevan cerca de 4720 substancias toxicas y cerca de 400 son altamente cancerígenas. Algunas de ellas están directamente relacionadas con los pulmones, las vías respiratorias y bronquios. Así es como las sustancias de cigarrillos afectan al cuerpo y contribuyen para el cáncer pulmonar.

Consultas periódicas

Los tratamientos contra el cáncer pulmonar son mucho más efectivos cuando descubiertos en el inicio de la enfermedad. Por eso, además del chequeo regular, hoy es posible realizar exámenes de detección temprana del cáncer en clínicas especializadas.

Con todos esos cuidados la posibilidad de prevenirse contra el cáncer pulmonar aumenta junto con la mejora de la salud y calidad de vida.