obesidad_infantil_1024x682

Así se combate el sobrepeso infantil

Rate this post

obesidad_infantil_1024x682Cuando un niño come más de lo que su cuerpo necesita las calorías adicionales que consuma se irán almacenando en los adipocitos los cuales serán utilizados posteriormente. Cuando el cuerpo comienza a almacenar más adipocitos de lo normal estamos frente a un caso de sobrepeso. Los niños y bebés reaccionan frente a las señales de hambre llenando sus estómagos con cualquier tipo de calorías, ya que no tienen mayor conocimiento sobre los alimentos que realmente son sanos.

La publicidad y el sobrepeso infantil

Todos somos testigos de cómo la publicidad nos bombardea constantemente de estímulos sobre comidas ricas pero muy poco saludables. Los niños son más propensos a comer alimentos con mucha azúcar, sal o grasas ya que normalmente suelen ser más sabrosos que aquellos alimentos que sí deberían comer. Si además le sumamos los hábitos contemporáneos de sedentarismo el resultado es: cada vez más niños obesos y con sobrepeso.

Las pruebas demuestran que los niños que mantienen durante su infancia un sobrepeso, serán más propensos a continuar con los mismo hábitos ya que significa que no cuentan con una red de apoyo por parte de la familia o amigos que les ayude.

Asesoría de especialistas

Sin embargo hay que tener en cuenta que esta situación se puede revertir. Lo primero ha tener en cuenta es que debemos pedir ayuda a un especialista. El doctor debería partir tomando pruebas de sangre para así poder detectar problemas a la tiroides o endocrinos que finalmente ayudan a aumentar la grasa corporal del cuerpo. También los expertos analizarán el IMC (Índice de Masa Corporal) el cual se calcula con el peso y la estatura de la persona con el fin de comprobar en una tabla qué tan grave es la situación.

Apoyo desde la casa

Uno de los factores más importante para prevenir el sobrepeso es el apoyo desde el hogar. Si como padres nos encargamos de comprar alimentos sanos para nuestra familia, será más fácil para nuestros hijos escoger una vida más sana. Para esto hay que evitar las bebidas gaseosas y las aguas saborizadas. También es recomendable mantener nuestro refrigerador con alimentos como las ensaladas y las frutas. Así evitaremos que nuestros hijos se tienten y consuman alimentos que puedan perjudicar su salud

Bajar de peso puede ser muy difícil para un niño, porque no puede ir al gimnasio ni tampoco dejar de comer ciertos alimentos porque influirían en su crecimiento. Es por esto que la mejor opción es comenzar a hacer ejercicio con un deporte que sea de su agrado, como jugar al fútbol, bailar, hacer zumba o nadar; de esta manera el infante estará perdiendo peso mientras está entretenido.

Se deben fijar metas propias, porque al tener un objetivo claro será más fácil motivarse a alcanzarlo. Se pueden crear tablas con lo que se come al mes, poniendo una estrellita atribuyéndole recompensas o una tacha cuando se comió comida chatarra.

Se deben comer desayunos saludables que contengan avena porque de esta manera se podrá regular la necesidad que se tiene de comer durante el día pues esto aumenta la sensación de satisfacción por más tiempo.

Se debe comer todo con moderación porque perder peso no quiere decir que nunca más se comerán dulces, más bien se deben moderar las porciones y comer de vez en cuando lo que más le gusta al niño.