aceite-de-coco

Aceite de coco: Un must para tu nutrición

Rate this post

aceite-de-coco

Actualmente mucho se habla sobre el aceite de coco, pero la verdad es que aún hay mucha gente que tiene un concepto erróneo sobre sus propiedades y beneficios. Si bien el ingrediente milagroso se ocupa en el área de nutrición, cosmética y salud, en esta ocasión profundizaremos sólo en el ámbito de la alimentación.

Lo primero que debes saber es que el aceite de coco en una sustancia grasa que contiene un 90% de ácidos saturados de cadena media, por lo que este ingrediente no engorda en lo absoluto, ya que, al revés de los demás aceites, éste no se acomula en el cuerpo, sino que pasa al hígado y desde allí se distribuye al resto del organismo creando energía de forma inmediata.

Lo segundo que debes tener en cuenta es que el aceite de coco contiene ácido láurico (en un 50%), esta sustancia es capaz de matar bacterias, virus y hongos. Lo interesante es que este ácido se encuentra en grandes porcentajes en la leche materna, por lo que en conclusión estaríamos ingiriendo un componente altamente nutritivo.

En cuanto a los beneficios de su consumo existe una lista enorme que te podríamos dar, pero entre los más relevantes se encuentran que reactiva el metabolismo, mejora la digestión, reduce el apetito, ayuda a bajar de peso (sobre todo en el área abdominal) y ayuda en la absorción de vitaminas liposolubles (A,E y K).

Gastronomía basada en aceite de coco

Hay que decirlo; el aceite de coco es considerado como el mejor producto para cocinar, inclusive es superior en calidad que el oliva, que por lo demás no se puede ocupar en frituras. Pues bien, el de coco no sólo sirve para cualquier preparación, además puede ser reutilizado de forma constante sin que dañe nuestro organismo.

Algunos chef reconocidos ya ocupan el aceite de coco en varias de sus recetas, como es el caso del  venezolano George Durán, autor de programas como “Take this dish and twist it” emitido por la cadena TLC.

También debes saber que existen varios tipos de aceite, desde extra virgen, orgánico, prensado por expulsor, refinado hasta hidrogenado, siendo este último el que menos se debe ocupar si lo deseas consumir. Siempre es bueno tener claridad acerca de la importancia del proceso de este producto, para conocer sus beneficios y de esta forma, a aprovechar cada una de sus propiedades para nuestro organismo.