Qué es polisomnografía

Qué es polisomnografía y para qué sirve

Rate this post

Existe un examen no invasivo indispensable para personas con problemas nocturnos, que es la polisomnografía. Este examen mide la actividad respiratoria, muscular y cerebral (además de otros parámetros) durante el sueño, a través de sensores dispersos por el cuerpo y analizados por computadoras que transforman los datos en patrones, describiendo en detalle cómo es el descanso del paciente.

Al volver a preguntarnos qué es polisomnografía debemos mencionar que sirve para investigar posibles trastornos del sueño. Generalmente se le pide cuando hay síntomas como somnolencia diurna excesiva, disturbios respiratorios como ronquidos y apnea, cambios del ritmo cardíaco y síndrome de piernas inquietas.

También diagnostica enfermedades como insomnio, sonambulismo, terror nocturno, narcolepsia y puede ser útil hasta en el diagnóstico de fibromialgia.

Cómo se hace la polisomnografía

La persona va a dormir en la clínica, en una sala monitoreada y confortable, con los sensores fijados por el cuerpo de manera que no entorpecen el movimiento durante la noche. Todo para no interferir en el sueño y la recolección de información.

En algunos casos, se puede hacer la polisomnografía en el hogar, una tecnología relativamente nueva que lleva la prueba a la casa de quien no puede dormir fuera, por ejemplo.

El examen dura el mismo tiempo de una noche de sueño. Es decir, ocho horas en promedio.

¿Cómo se preparar para la polisomnografía? Si el individuo está gripado, febril o con tos, lo ideal es mejor agendar la prueba para otro día. Como preparación, no se deben ingerir bebidas alcohólicas o con cafeína durante 48 y 7 horas antes del examen.

Para hacer esta investigación  – que es polisomnografía – es necesario que la persona tenga los cabellos limpios, sin gel o cremas para una mejor fijación de los sensores. Otra recomendación es traer el cojín que se utiliza en la casa para una mejor comodidad.