El ejercicio no solo vence a los kilos, sino también al cáncer

Rate this post

13Una importante relación entre el impacto de un estilo de vida saludable, con mucho ejercicio de por medio, y la reincidencia del cáncer es lo que recientemente expertos en oncología han logrado determinar.

Esta es la principal conclusión que se desprende de una revisión que se basa en las últimas publicaciones en la materia expuestas a la comunidad científica en el Canadian Medical Association Journal.

El trabajo, a cargo del Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook de Toronto, explica que de todos los tipos de estilos de vida que los pacientes que han superado el cáncer han tomado, una rutina basada en ejercicio físico y la prevención del aumento de peso puede reducir importantemente las posibilidades de que el cáncer reaparezca.

De todos los tipos de cáncer, es en el de mama donde las diferencias y mejores expectativas tienen mejores resultados.

Los encargados del estudio señalan que un aumento del 10 por ciento del peso corporal después de un diagnóstico hace que se eleven la mortalidad por cáncer de mama y la mortalidad por otras causas.

Esta importante relación entre la vida saludable y la reincidencia del cáncer se estableció tomando como fuente a 67 artículos publicados, a partir de los cuales se examinan estilos de vida y diversas conductas como el peso, la dieta, el tabaquismo.

Nuevas recomendaciones para los pacientes de cáncer
A partir de esta relación, los expertos en oncología podrán encontrar nuevos caminos para el tratamiento de sus pacientes y también las terapias que siguen a un tratamiento exitoso de tumores.

Entre las recomendaciones que se presentan están el evitar el aumento de peso realizando al menos treinta minutos de ejercicio de impacto moderado al día, cinco veces a la semana, o bien 75 minutos de ejercicio vigoroso por semana. A esto se tienen que sumar entre dos a tres sesiones de entrenamiento dirigido a los grupos musculares para fortalecer el cuerpo.

Importancia del bienestar espiritual para enfrentar el cáncer

En una actualidad científica y objetiva, en donde la religión y la espiritualidad parecen materia de folclore cultural que ya no rige, intentar combatir el cáncer con la fe personal parece ser una especie de estafa. Pero la realidad muestra lo contrario.
Muchos estudios han reafirmado la importancia de los valores religiosos, independientes de a qué religión se muestren cercanos los pacientes, a la hora de luchar contra un cáncer. No se habla de que por sí la religión cure estos tipos de males, sino que ayuda en la calidad de vida de los pacientes, un factor de mucha importancia para superar estas enfermedades letales.
El estrés y las ansias que provoca un cáncer en una persona pueden llevarlo a un derrumbe mental y físico, que impide que el tratamiento médico logre su cometido en la persona enferma. Muchos doctores recomiendan que los pacientes dediquen una terapia espiritual, a la par con las prácticas médicas (quimioterapia e intervenciones).