Neumonía: Conozca sus principales síntomas

neumoniaUna de las enfermedades respiratorias más habituales es la neumonía, la que consiste en una infección en el área del pulmón, donde se multiplican los microorganismos en el interior de los alvéolos, ocasionando un gran daño pulmonar.
Esta enfermedad ocurre porque una infección como la bacteria del neumococo, invade el tejido pulmonar, ya sea por vía sanguínea, por aspiración de la nariz o por inhalación.
Es preciso mencionar que las vías respiratorias tienen mecanismos de defensa que evitan que lleguen bacterias al pulmón, como por ejemplo la tos, o sustancias especialmente diseñadas para la inmunidad: los linfocitos, neutrófilos, macrófagos y anticuerpos.
A menudo las defensas mencionadas anteriormente pueden debilitarse por diversos motivos, es ahí cuando facilitan que los gérmenes alcancen el pulmón, y por ende se produzcan las infecciones.
Cómo se manifiesta
Uno de los principales síntomas de este mal es de tos que varía entre 3 a 4 días junto con expectoración purulenta, con sangre, dolor torácico y fiebre con escalofríos.
Existen otros casos donde los pacientes padecen de síntomas más graduales, como una sensación de malestar general, cansancio, dolor de cabeza, fiebre, y tos seca con un leve dolor.
Ahora bien, en el caso de la neumonía neumocócica se caracteriza por ser esporádica y por afectar por lo general a los pacientes que son mayores de edad.
La neumonía estafilocócica se manifiesta con escalofríos, por la formación de abscesos, neumatoceles y un curso fulminante con postración marcada.
La neumonía causada por bacilos gramnegativos puede atacar a los ancianos, bebés, personas alcohólicas o a pacientes que están débiles.
La neumonía causada por Haemophilus influenzae es una enfermedad que afecta por lo general a los niños menores de 5 años, y puede contraerse al estar cerca de otros niños que tengan la bacteria sin saberlo, pues los gérmenes se propagan de persona a persona.

Tratamiento de la neumonía en adultos y niños
La neumonía es por definición una infección respiratoria muy frecuente y contagiosa que afecta a los pulmones y, más precisamente, a las vías aéreas inferiores. Las causas de la neumonía se deben a diferentes tipos de gérmenes: bacterias, virus u hongos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la causa se debe a una bacteria llamada neumococo.
Esta se manifiesta en individuos más frágiles (niños y adultos mayores) a través de síntomas como fiebre elevada, tos seca, dificultad para respirar, aumento de la frecuencia respiratoria y del corazón, dolor torácico al toser o respirar, entre otros.
Por lo general, el tratamiento dura de 7 a 15 días. Ahora, si la enfermedad es grave o existe un riesgo de complicaciones, puede ser necesaria una hospitalización.
Cuando la neumonía afecta a mayores de 65 años, es posible recurrir a una vacuna contra la enfermedad, llamada Pneumo 23 y que protege contra este tipo de infecciones invasivas. Una vez realizada, la vacuna seguirá siendo eficaz durante varios años (5 años).