Cómo no heredar la deuda a tu familia en caso de fallecimiento

Las obligaciones monetarias son habituales. La compra de un auto, materializar el sueño de la casa propia, costear algún imprevisto de salud o darse un merecido descanso con un viaje alrededor del mundo, son motivos válidos para adquirir un crédito y cancelar en cómodos pagos, accesibles para el presupuesto.

Si una persona es ordenada, tener cuotas mensuales por pagar no debiera implicar una dificultad. Sin embargo, si es que el titular de estos compromisos financieros llegara a fallecer, podría transferir sus deudas al grupo familiar. Para que esto no suceda, el estar asegurado se vuelve primordial, ya sea de manera voluntaria o mediante seguros colectivos, ya que esto permitirá resguardar la estabilidad financiera de los seres queridos.

Para no heredar la deuda a tu familia en caso de fallecimiento, estos consejos son primordiales:

Privilegiar oportunidades laborales que ofrezcan seguros colectivos

En la actualidad, son más las empresas que se enfocan en el cuidado de sus trabajadores con regalías adicionales. Los seguros colectivos son uno de los beneficios más importantes, otorgados por las compañías, ya que buscan resguardar tanto a sus colaboradores como a las familias. Este tipo de producto financiero, en caso de fallecimiento de un miembro del equipo de trabajo, permite beneficiar a los familiares y les entrega una suma de dinero, la cual podrá ser utilizada para cancelar deudas y costos asociados al deceso.

Ser responsable en materias financieras

La responsabilidad es el pilar de cualquier compromiso, ya que permitirá llevarlo con racionalidad y la plena consciencia de que debe ser cumplido. Esta premisa también aplica en materia financiera, ya que alguien serio y recto no arriesgará su estabilidad ni la de su familia, abarcando más de lo que puede pagar en deudas. Aunque la tentación del dinero plástico sea grande, la mesura es la mejor aliada cuando se trata de comprar.

Contratar oportunamente un seguro de desgravamen

Otra protección efectiva que se puede tomar a la hora de resguardar a la familia es la contratación de un seguro de desgravamen por cada deuda que se adquiera. Quien adquiere este servicio cancela un monto mensual que permitirá, en caso de una muerte inesperada, cubrir cada compromiso monetario que el asegurado tenía durante su vida activa.

La adquisición excesiva de deudas no sólo implica una conducta irresponsable para quien no sepa controlar sus gastos, sino que también puede llegar a dañar a quienes más quiere si es que llegara a fallecer. Por esta razón, se debe ser ordenado, metódico y planificado cuando se trata de materias financieras, para así proteger la calidad de vida propia y también la de la familia.

Cómo funciona un banco de sangre

Seguramente escuchaste por los medios o las redes sociales que algún paciente necesita donantes de cierto tipo de sangre de forma urgente. Quizás también pensaste en presentarte para ayudar a estas personas con problemas de salud, pero tenías tus dudas acerca de hacerlo porque no sabías cómo es el proceso. Para que entiendas un poco mejor te contamos que el organismo a cargo de elegir a donantes, almacenar y distribuir la sangre es el Banco de Sangre.

Lo primero que debes saber es que estos funcionan sólo a base de las donaciones de voluntarios. De estas existen dos tipos. Están las de reposición, cuando familiares o amigos ante la presión del estado de salud del paciente dan sangre. Sin embargo, cuando el ser querido se recupera no vuelven a hacerlo. El otro tipo es la donación altruista a repetición, que se hace de forma voluntaria y periódica.

¿Cuáles son los principales requisitos para donar sangre?

- Tener entre 18 y 65 años.

-Pesar más de 50 kilos.

-En caso de haber donado antes, que esta haya sido hace tres meses en el caso de los hombres o 4 meses en mujeres.

-Si te has hecho un tatuaje, piercing o sesiones de acupuntura en los últimos 7 meses no puedes ser donante.

-No debes tener enfermedades de trasmisión sanguínea.

Si quieres más información sobre la donación de sangre puedes ingresar a sitio del Ministerio de Salud dedicado al tema.

¿Cómo funciona un Banco de Sangre?

Cuando se dona en un Banco de Sangre, este líquido vital no se va directamente a los pacientes. Se analiza para detectar hepatitis, VIH y sífilis. Esto se hace aunque entre los requerimientos para ser voluntario se incluya el estar libre de estas enfermedades.

También se realizan pruebas de amplificación de ácido nucleico, un procedimiento que sirve para detectar nuevos virus desconocidos para el cuerpo. A todos los que resulten positivos se les hace una prueba de confirmación. La sangre se separa, en general, por sus componentes: células rojas, plaquetas y plasmas, ya que tienen diferentes usos en tratamientos médicos.

Recuerda que la sangre es un bien escaso que no se puede reemplazar de manera artificial por lo que al donarla entregas un poco de vida alguien que realmente la necesita.

Los efectos que producen los trastornos del sueño

La falta de sueño puede afectar el cuerpo más allá de hacer sentir somnolencia durante el día. Y si bien el trasnocho ocasional puede afectar a cualquiera, quienes viven constantemente con patrones de descanso alterados pueden estar sufriendo de apnea de sueño, lo que conlleva una gran cantidad de efectos negativos para la salud del individuo.

La apnea del sueño son episodios donde la persona hace pausas o deja de respirar por algunos segundos durante la noche. Para muchas personas este es un problema constante donde se pasa de un sueño profundo, que es el reparador, a un sueño liviano lo que se traduce en cansancio durante el día por el poco descanso. Hasta un 5% de la población adulta sufre de esta condición y aunque es más común en hombres mayores de 30 años y mujeres que hayan alcanzado la menopausia, se puede sufrir desde la juventud.

Repetidas noches sin descanso pueden conducir a los siguientes padecimientos:

-Aumento en el cortisol: El cortisol es una hormona que se segrega para responder a situaciones estresantes. Sus niveles son altos en la mañana y van descendiendo a medida que pasa el día. Pero la falta de sueño puede hacer que los niveles de esta hormona permanezcan altos durante todo el día. Niveles elevados de cortisol están relacionados con inflamación, azúcar alta en la sangre, grasa abdominal y envejecimiento prematuro. La apnea del sueño y la imposibilidad de tener una noche de descanso completo, puede elevar los niveles de cortisol.

-Afectaciones en el sistema inmune: Las personas que no tienen un sueño de calidad son más susceptibles a enfermedades como los virus de las gripes, según lo informa Mayoclinic.org. La falta de sueño hace que decaigan la producción de citoquinas, proteínas que promueven el sueño y ayudan a pelear enfermedades. Un estudio realizado por el Reino Unido y los Países Bajos demostró que la falta de sueño también afecta la producción de glóbulos blancos, encargados de la lucha contra las infecciones.

-Trastornos de la concentración: Científicos han demostrado que quienes padecen trastornos del sueño tienen menores niveles de concentración, atención y se les dificulta la realización de actividades que requieran razonamiento lógico y pensamiento complejo. También puede causar irritabilidad, ira y poca habilidad de manejar el estrés del día a día.

Es importante recordar que si bien los patrones de sueño van variando con la edad, un joven adulto necesita de 8 ó 9 horas de descanso durante la noche. Y es importante que ese sueño sea de calidad y que no se vea interrumpido, como pasa en los pacientes que presentan la apnea del sueño.

Cómo hacer frente a los costos que no cubre la Isapre o Fonasa

Cada mes, los chilenos invertimos una parte de nuestro sueldo en un fondo de salud, sea este Fonasa o Isapre. Es una garantía que nos permite acceder a servicios médicos por una suma más reducida que el pago total de la prestación. Sin embargo, hay veces que aún con este beneficio, se nos dificulta ir al doctor. Los altos costos asociados llevan a que descuidemos nuestro bienestar y dilatemos los chequeos médicos. Esto, sin considerar que hay muchos exámenes y especialidades que no están cubiertos por el programa.

Para paliar el gasto que ello implica, las aseguradoras disponen de una excelente herramienta que cubre los costos que el seguro de salud no. Se trata de una garantía complementaria, que otorga al beneficiario cobertura en consultas, medicamentos, radiografía, prótesis, órtesis, gastos ópticos y cirugía ambulatoria, además de visitas al psicólogo o psiquiatra (siempre que sean prescritas por el médico de cabecera). Como ves, una protección completísima para que las enfermedades no alteren en demasía tu presupuesto.

Esta garantía se encuentra clasificada dentro de la gama de seguros colectivos. Esto significa que sus condiciones son aplicables a un grupo determinado de personas. Así, si lo contratas, tanto tú como tus cargas legales – o colegas, si es el caso – serán beneficiados. Considerando que la salud es una prioridad y que cualquier inversión en este ítem es de primera necesidad, resulta bastante conveniente contar con este apoyo. Así, ante cualquier anomalía que detectes en tu organismo, bastará con la oportuna visita al especialista.

Otros de los seguros colectivos que puedes revisar es el de enfermedades catastróficas, que resuelve gastos de salud aún más onerosos (como el temido cáncer, que todos sabemos cuánta devastación física, psíquica y económica provoca). Esta garantía cuenta con dos modalidades: por extensión – que extiende los beneficios anteriormente detallados – y por evento, que absorbe el tratamiento y medicación de las afecciones más costosas.

Como puedes ver, existen muchas razones que hacen de la contratación de estos seguros colectivos una excelente idea para ti y tu familia. De este modo, ninguna dolencia te tomará desprevenido y podrás continuar disfrutando de una óptima salud, que es la base de una buena vida.

wpid-postedin-mg6zXXx.jpeg

Cómo saber qué seguro de vida elegir

Entre las opciones para obsequiar a tu familia, los seguros de vida son la mejor decisión. Claramente, nada te reemplazará ni atenuará el dolor de tu eventual pérdida; pero al menos les darás seguridad y restarás preocupaciones. Si ya te decidiste, entonces revisa qué alternativas te ofrece el mercado y elige la que mejor se adecue a tus expectativas.

1. Temporales: brindan cobertura durante un plazo determinado, que puedes renovar una vez extinguido. Dicho periodo se definirá en el momento del contrato, pudiendo ser de 1, 10, 20 o más años, según acuerdo con la aseguradora. Este tipo de producto, a diferencia de otros de su clase, no genera ahorros ni inversiones.

2. Vida entera: estará en vigor durante toda tu existencia. A la vez, podrás generar un capital destinado a ahorros, desde el cual – según las condiciones del contrato – incluso te será posible retirar ciertos montos. Es muy ventajoso, ya que al tiempo que proteges a tu familia, dispones de dinero para emergencias o gastos extra.

3. AhorroFlex: es un producto único en cuanto a seguros de vida y lo ofrece Consorcio. Brinda protección hasta los 100 años de edad, con coberturas por fallecimiento o enfermedad. Se puede precisar si la indemnización se realizará de una sola vez o por cuotas, como rentas anuales o mensuales. El ahorro se realizará por fondos mutuos, pudiendo su composición ser mejorada.

Es usual que el mercado ofrezca seguros de vida flexibles o con ahorro. Lo destacable de AhorroFlex es que mezcla lo mejor de ambas modalidades, con una prima muy favorable para el asegurado. La garantía con ahorro habitualmente permite disponer de un monto en caso de que lo necesites, mientras que la flexibilidad radica en poder jugar con los montos de inversión. Como puedes ver, contar con ambos beneficios en un solo producto constituye un verdadero agasajo.

4. Desgravamen: si pediste un crédito a largo plazo – como un hipotecario – este seguro es para ti, pues paga la deuda total a la entidad financiera en caso de fallecimiento. Así dejarás a tu familia un legado repleto de buenos momentos y no sólo deudas que dificulten el proceso de duelo. Sin duda, ¡el mejor regalo que puedes otorgarles!

Y bien, ¿ya tienes definido qué seguro es para ti?