ruidos-fuertes

¿Cómo protegernos de la contaminación acústica?

ruidos-fuertes

En la actualidad, la contaminación acústica se transforma cada vez más en un problema serio de salud en muchas partes del mundo. Por lo mismo es que cada cierto tiempo se establecen leyes o normativas que regulan la emisión de ruidos, en diferentes lugares. De hecho, los ruidos molestos, son responsables de muchos malestares, como el estrés, el cansancio, la irritabilidad e incluso, un estado depresivo. Pero para estar alerta ante este tema, ¿sabes cuál es el umbral de dolor? Pues lo conocerás a continuación.

Lo primero que debes saber es que la potencia de las emisiones sonoras se mide en decibeles. El umbral de dolor está comprendido entre 110 y 130 dB que equivale al ruido en una discoteca o de un avión al despegar. ¿Qué niveles sonoros están en el umbral?:

  • Umbral de riesgo: 80 dB, equivale al ruido de una calle con bastante tráfico.

  • Umbral de peligro: 90 dB, equivale a una cortadora de césped o un ladrido.

  • Más allá de estos umbrales: 100 dB, vendría siendo el ruido de una bocina, de un martillo mecánico a dos metros, o de un equipo de sonido.

¿Cómo podemos cuidarnos?

Hay varios métodos que dependen del origen y de la frecuencia de los ruidos molestos. En este caso, alguna de las medidas que se pueden implementar, pueden ser:

  • Si es un ruido molesto pasajero, es recomendable ocupar tapones para los oídos, ya que atenúan lo suficiente el ruido.

  • Si estamos en la casa y nos vemos expuestos constantemente a una fuente de ruido molesto, se pueden realizar trabajos de aislamiento acústico.

  • Si nos encontramos en nuestro lugar de trabajo, podemos ocupar tapones o un casco antiruido, dependiendo del lugar.

  • Si estamos en un concierto, se puede ocupar los tapones que usan los técnicos de sonido. Estos implementos atenúan la cantidad de decibeles de la exposición sonora, pero no afectan la percepción de la música.